Nace escuela del Café en el norte de Nicaragua

A la fecha han capacitado a 741 personas en Administración de Fincas de Café, 330 en Catación, 555 en Barismo y otra cantidad en Gestión Empresarial a dirigentes de cooperativas, Mantenimiento de Beneficios Húmedos y la más reciente, el técnico en Agroindustria del Café.

Escuela del Café

A los estudiantes se les prepara en varias alternativas en base al uso y explotación comercial o agrícola del café en Ocotal. LA PRENSA/A.LORIO

Nació hace 13 años como una Escuela del Café para Nueva Segovia, motivados por los precios internacionales que oscilaban entre los 40 y 50 dólares el quintal, cuando los productores estaban abandonando sus fincas o las estaban vendiendo a bajo precio. Ahora, tiene el reconocimiento total y legal del Estado de Nicaragua, para convertirse en la primera Escuela Nacional del Café.

Las municipalidades, la empresa privada, los productores y la cooperación española acompañaron la iniciativa, hasta lograr un convenio con el Instituto Nacional Tecnológico (Inatec) para asumir en el 2012 los aspectos académicos y económicos, y posteriormente emitir una resolución creadora de la Escuela Nacional del Café que fue leída este jueves en un acto protocolario en Ocotal.

Lea además: Hijos de productores se gradúan en Administración de Fincas

La resolución indica que se crea la Escuela Nacional del Café como unidad ejecutora del Centro Nacional Tecnológico (Inatec) para que funcione en las instalaciones del Instituto Tecnológico Industrial de Ocotal, en la cabecera departamental de Nueva Segovia, y con el propósito de promover la educación técnica y capacitación en temas especializados en producción, valor agregado y comercialización del rubro café.

A los alumnos y alumnas de la Escuela del Café se les instruye en preparar platillos y bebidas del café, entre otras cosas. LA PRENSA/A.LORIO

“Somos una institución destinada a la formación y capacitación integral, trabajamos en alianza público-privada, con los centros de investigación y organizaciones nacionales e internacionales a fin de mejorar el nivel de vida y el desarrollo sostenible del sector cafetalero nacional”, manifestó Lizandro Borjas, director de la Escuela.

Reveló que a la fecha han capacitado a 741 personas en Administración de Fincas de Café, 330 en Catación, 555 en Barismo y otra cantidad en Gestión Empresarial a dirigentes de cooperativas, Mantenimiento de Beneficios Húmedos y la más reciente, el técnico en Agroindustria del Café.

Lea también: No hay muchas manos para cortar el café en fincas de San Juan de Río Coco

Destacó que los proyectos ahora van desde el establecimiento de la Educación Técnica en el Campo, Cursos de Habilitación (dirigido a productores e hijos de productores con sexto grado aprobado), Especialización (agroindustria y técnico agrícola), Diplomados (comercialización y administración de fincas de café), Investigación e Innovación, la apertura de un Circuito Turístico de Café Especial, la elaboración del Plan Estratégico 2,018-2,022 y la adquisición de una finca de café.

En Nicaragua es la única escuela que pretende convertirse en un referente nacional en tema de café, “considerando la calidad que se produce en Nueva Segovia y que es un proceso que requiere de la atención esmerada, para producir más y con calidad, mejorar el nivel de vida de las familias, los productores, los trabajadores y los consumidores de todo el país”, enfatizó Lester Martínez, delegado departamental de Gobierno.

Aliados estratégicos

Por su parte, el productor Alberto Ramos, en representación de la Asociación de Cafetaleros de Nueva Segovia (Asocafens), consideró que “es una bendición de Dios tener la Escuela en este departamento donde se producen los mejores cafés de Nicaragua y gracias a esas alianzas entre el sector privado, los productores, el Estado y organismos nacionales, hoy tenemos un centro enfocado a la calidad y la excelencia”.

Hizo especial el reconocimiento a los fundadores de la Escuela del Café, Gonzalo Castillo, Francisco Ponce, Mirna Barrios y Lizandro Borjas, que “con perseverancia creyeron en la necesidad de apuntar a nuevos horizontes”.