Nadie informa sobre el proyecto de reducción de pérdidas energéticas

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua considero que es posible que en tres años se logré la meta de llegar a reducir las pérdidas de energía hasta el 11 por ciento, “que es el estándar centroamericano”.

Pérdidas energéticas

Consumidores pagan las pérdidas millonarias de la tarifa eléctrica. LAPRENSA/ARCHIVO

A inicios del año el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) aprobó un préstamo de 163.5 millones de dólares para mejorar la red de distribución de electricidad y lograr reducir la pérdidas energéticas que hasta a finales del 2016 andaban en el 23 por ciento. Pero hasta la fecha, ninguna institución revela como se avanza en la ejecución de este proyecto.

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN) manifestó que el proyecto de reducción de pérdidas energéticas es sumamente relevante para el país.

Lea además: Se ha invertido menos recursos en energía renovable en Nicaragua

“Ya están trabajando con ese préstamo. Entiendo que están entrando a los asentamiento para legalizar a los usuarios. Por lo visto ya se dieron los primeros desembolsos. No sé el detalle, pero normalmente los préstamos vienen condicionados a metas cumplidas. Este es uno de los temas estructurales que más se ha dilatado en trabajarse”, dijo Zamora.

El jurista Juan Carlos López, coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor (CJSAC) señaló que es necesario que está información sea pública, porque los consumidores están asumiendo la altas pérdidas que no ha logrado reducir la empresa distribuidora de energía.

Lea también: Aquí te explicamos por qué los nicaragüenses pagan la energía más cara de la región

“Los nicaragüense tenemos la tarifa más alta de la región y una de las razones es porque tenemos la tarifa más alta, es porque tenemos que asumir las pérdidas de la distribuidora de energía. Ellos (La distribuidora eléctrica) firmaron un acuerdo hace cinco años que iban a invertir 75 millones de dólares en la red de distribución para reducir las pérdidas, pero no se han reducido. Ellos dicen que han invertido, pero por qué no vemos esa inversión”, dijo López.

Explicó que si en el país la pérdidas de energías se hubieran reducido, los nicaragüenses ahora tendrían una tarifa más justa, pues pagarían únicamente lo que consumen, y no cargaríamos la ineficiencia de la empresa distribuidora de energía.

“Lo peor del caso es que la empresa nunca da la cara. Deberían de mantener informada a la población. Los usuarios tienen derecho a saber como avanza este proyecto”, señaló.

La meta es llegar al 18.7 por ciento de pérdidas energéticas

A finales del mes de enero de este año cuando se dio la firma del préstamos con BCIE, Salvador Mansell, presidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) y titular del Ministerio de Energías y Minas (MEM), dijo que con el préstamo se esperaba reducir la pérdidas hasta un 18.7 por ciento, lo que traería un ahorro al país de 96 millones de dólares en el año, lo que beneficiaría la tarifa eléctrica del país.

Lea más en: Sector industrial de Nicaragua se hunde por el elevado costo de la energía eléctrica

Para entonces Mansell explicó que “Al reducir las pérdidas, por lógica se recupera dinero. Al recuperar ese dinero, lo incorporamos a la tarifa. Eso es lo que perseguimos y esa es la orientación de nuestro presidente, cambiar la matriz energética para no estar en el vaivén del precio del petróleo y reducir las pérdidas técnicas y no técnicas en el sistema eléctrico”, dijo Mansell.

Zamora considero que es posible que en tres años, se logre la meta de llegar a reducir las pérdidas de energía hasta el 11 por ciento, “que es el estándar centroamericano”.

“La tarifa le reconoce el 14 por ciento (porcentaje asumido por los usuarios) Eso lo pagamos todos y luego la distribuidora pierde el seis por ciento de toda la generación. Es decir que si factura 600 millones de dólares, se pierden 120 millones de dólares (en energía no facturada)”, explicó.

Normas internacionales

E ste año el ex presidente del INE, David Castillo, dijo en la presentación de su último informe que de los cuatro millones de megavatios, que se generaron el año pasado, solo tres millones se facturaron, es decir que un millón de megavatios se perdieron.

Castillo comentó que las pérdidas técnicamente aceptables, según las normas internacionales, andan entre el siete u ocho por ciento en la distribución, más uno o dos por ciento en transmisión. “Es decir, que podemos llegar a un diez por ciento, pero aquí estamos a niveles de un 25 por ciento”, dijo en ese momento el funcionario público.

Lea además: Ministerio de Energías y Minas no logró cumplir con la meta de instalar 1,500 paneles solares

En La Gaceta, diario oficial número 139, del 27 de julio de este año, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) dio a conocer que el Factor de Expansión de Pérdidas (FEP) bajó de 15 al 14 por ciento, según lo establecido en la ley 554, Ley de Estabilidad Energética. Esto indica que ahora los usuarios pagarán 14 por ciento en concepto de pérdidas en nuestros facturas.

31% son las pérdidas energéticas de Honduras. Nicaragua es el segundo país con más pérdidas de energía. Es resto de países de la región centroamericana manejan sus pérdidas por debajo del 17 por ciento.