Masaya celebra el tradicional Torovenado El Malinche

Centenares de masayas se disfrazaron y salieron a las calles para mantener viva una de sus tantas tradiciones: El Torovenado El Malinche

“El atol, el atol”… gritaba un enmascarado vestido de mujer, con delantal, que cargaba una batea con este producto dulce típico de Masaya, al mismo tiempo que bailaba al son de los filarmónicos, cuyo ritmo puso a mover “el esqueleto” a centenares de masayas que este domingo se disfrazaron y salieron a las calles para mantener viva una de sus tantas tradiciones.

Los masayas celebraron una vez más sus festividades patronales a través del desfile del Torovenado.

Muy coloridos se mostraron los participantes del desfile del tradicional Torovenado El Malinche Carmen Toribio In memoriam, en el marco de las fiestas patronales en honor al santo patrono San Jerónimo Doctor, cuyas festividades son de tres meses a partir de septiembre.

Le puede interesar: Masaya se prepara para celebrar el Torovenado El Malinche

“Nosotros estamos haciendo un cuadro campesino, como es la diosa del maíz, fue producto de nuestra imaginación. Instamos a los jóvenes para que estas tradiciones verdaderamente muy masayas no mueran, y que Dios nos acompañe siempre”, dijo César Pérez.

Heredan a nuevas generaciones

Doña Marta Toribio, mayordoma de este Torovenado, indicó que estas tradiciones son en honor y promesa a San Jerónimo, y parte de un legado que están heredando a las nuevas generaciones.

“Que ellos sean los continuadores de estas bellas tradiciones, de igual manera agradecemos al pueblo por su confianza, y San Jerónimo por permitirnos un año más de celebración. El desborde de la gente es una bendición por todo el trabajo que venimos haciendo, que es de un gran equipo. Agradecemos a todos los amigos que se suman a apoyar estas tradiciones”, puntualizó Toribio.

Lea además:Instalan tramos para venta de pólvora en Masaya

Entre los cuadros artísticos que sobresalieron figuraban: la colonización a los indígenas, los vendedores de flores, atol, leña; las casas indígenas, los zapateros, entre otras dramatizaciones de la vida cotidiana de los monimboseños. Al final de la jornada, los mejores disfrazados y cuadros fueron premiados como parte de un incentivo por el esfuerzo que pusieron este año en cada una de sus creaciones.