CIDH lamenta el rechazo de Nicaragua a la visita de relatora de la niñez

El pasado sábado, el gobierno de Nicaragua negó la entrada al país a Esmeralda Arosemena, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Esmeralda Arosemena, relatora especial de la niñez de la CIDH. LA PRENSA/ CORTESÍA CIDH

Esmeralda Arosemena, relatora especial de la niñez de la CIDH. LA PRENSA/ CORTESÍA CIDH

 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos  (CIDH), externó ayer preocupación por la decisión gobierno, en representación del Estado de Nicaragua, de no permitir el ingreso al país de la Relatora Especial de la Niñez, Esmeralda Arosemena de Troitiño.

La CIDH considera que la posición del gobierno “obstaculiza y pone impedimentos” a ese organismo para el cumplimiento de su mandato institucional y de las atribuciones que le confiere la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Además que aclara la CIDH que el viaje de Arosemena era de carácter promocional “por lo cual la decisión de no permitir este tipo de viaje es profundamente preocupante”. Al tiempo que considera que esa decisión “fragiliza el compromiso del Estado de Nicaragua con los derechos humanos, al constreñir injustificadamente las oportunidades de debate abierto y plural sobre los derechos humanos en el país, al limitar la presencia de la CIDH en estos espacios”.

En un comunicado de prensa que fue publicado a través de su sitio web, la CIDH expresa que el pasado 16 de noviembre el gobierno le comunicó oficialmente a través de su misión permanente en la OEA, “su decisión de no autorizar un viaje de carácter promocional” de la Relatora Arosemena, quien estaba invitada por organizaciones de la sociedad civil a un evento en conmemoración del Día Internacional de los Derechos del Niño.

Cenidh condena actitud del gobierno

A través de un comunicado el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos ( Cenidh), condenó la posición oficial de negar el ingreso a la también Relatora de país y señala que oportunamente ha informado ante ese organismo del sistema interamericano sobre el deterioro progresivo de los derechos humanos en Nicaragua y de cómo las políticas restrictivas lesionan a los defensores de derechos humanos.

Entre las políticas impuestas por el gobierno destaca los requisitos migratorios implementados desde agosto pasado que implica realizar una solicitud de ingreso al país con siete días de anticipación, por medio de la cual el Gobierno requiere información sobre el objetivo de la visita.

Esto es para el Cenidh “una herramienta arbitraria” que ha afectado a académicos, religiosos y defensores, a quienes el gobierno considera “no se identifican con su misma línea de pensamiento”.

LEA: Codeni lamenta rechazo del gobierno de Ortega al ingreso de relatora de la CIDH

Reitera pedido

El Cenidh reitera a la CIDH su solicitud de incorporar al Estado de Nicaragua en el Capítulo IV del Informe Anual de la Comisión, por considerar que es uno de los países que más violentan los derechos humanos. El Cenidh recuerda a la CIDH que lleva diez años de solicitar una visita al país sin que se le haya permitido y más bien el Estado ha dejado de participar en audiencias temáticas y audiencias por medidas cautelares ante este órgano, incumpliendo sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos.

106
es el artículo de la Carta de la OEA que invoca la CIDH como el que le atribuye la función de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos entre los estados miembros.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: