Subsidio de energía será focalizado

Gobierno y sector privado definirán medidas para fortalecer sector eléctrico, dice César Zamora, presidente de Cámara de Energía

subsidio, energía eléctrica, Nicaragua, tarifa de energía eléctrica, sandinistas, FSLN

Eliminación del subsidio en la tarifa de energía se aplicará de manera inmediata. LA PRENSA/ ARCHIVO

El presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), César Zamora, explicó que las medidas contempladas por el Gobierno en el plan de ajuste al sector eléctrico serán acordadas con el sector privado para determinar su viabilidad y los plazos en que serán aplicadas.

Eso incluye, según Zamora, la nueva política del subsidio en la tarifa de energía a los consumidores de hasta 150 kWh al mes, medida que buscará que el beneficio sea focalizado en la población de escasos recursos económicos, lo que haría disminuir la cantidad de usuarios que actualmente lo reciben.

“Lo que quieren hacer es racionalizar más a quién es necesario subsidiar en el país. Recordemos que tenemos el noventa por ciento de la población integrada al circuito (conectado al sistema) y el objetivo debe ser beneficiar (con el subsidio) a aquellos que realmente lo necesitan”, afirmó Zamora.

Lea además: Gobierno reducirá subsidios en la tarifa eléctrica

Está previsto que este miércoles el plenario de la Asamblea Nacional mande a la Comisión de Economía la iniciativa de decreto legislativo del préstamo de 65 millones de dólares adquiridos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que financiarán el “Programa de Fortalecimiento del Sector Eléctrico III”, para que sea consultado antes de ratificarlo.

De acuerdo con el documento oficial, las propuestas del programa serán ejecutadas entre el 2018 y 2022. Sin embargo, el presidente de la Cámara de Energía aclaró que “la actual política de subsidio se mantiene inalterable”, pues las autoridades y el sector privado van a definir los plazos exactos en que las medidas entrarán en vigencia.

 

César Zamora, injurias y calumnias
Lo que han hecho (las autoridades) es un estudio que (determina) que al que hay realmente que subsidiar es a aquel que consume 50 kilovatios (de energía mensual)”. César Zamora, presidente de la Cámara de Energía. LA PRENSA/ ARCHIVO/ O. NAVARRETE

A partir del 2018

Zamora dijo que en la Cámara “no nos hemos sentado con las autoridades para hablar del tema del subsidio”, pero sí hay un acuerdo en que a partir de enero de 2018 empezarán a discutir los planes para fortalecer el sector, siendo el primer tema el pliego tarifario.

Según la iniciativa del préstamo con el BID, entre las medidas planteadas por el Ejecutivo está reducir el porcentaje del subsidio en la tarifa de energía a los consumidores de hasta 150 kWh, incluidos los jubilados, y eliminar la exoneración del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Puede leer: Aquí te explicamos por qué los nicaragüenses pagan la energía más cara de la región

Los porcentajes del subsidio serán diferenciados en rangos del 50, 45 y 25 por ciento aplicados a los consumidores de hasta 150 kWh al mes. Actualmente ese segmento recibe un subsidio mayor al cincuenta por ciento en su factura eléctrica.

“Lo que han hecho (las autoridades) es un estudio que (determina) que al que hay realmente que subsidiar es aquel que consume 50 kilovatios (de energía mensual), porque es fundamentalmente un ciudadano que gana el salario mínimo o muy cerca del salario mínimo. Ya el de 150 (kWh) es una persona que posiblemente no necesita tanto el subsidio porque es alguien con mejores recursos económicos”, dijo Zamora.

No habrán cambios inmediatos

Los subsidios a la tarifa eléctrica entraron en vigencia en 2005 a través de la Ley de Variación de la Tarifa de Energía Eléctrica al Consumidor (Ley 898), la cual ha sido reformada en varias ocasiones para extender los plazos del beneficio.

En diciembre del 2016 los diputados hicieron la última reforma, estableciendo que los subsidios a la tarifa de energía se mantienen, pero no fijaron una fecha de vencimiento. Anteriormente la Ley establecía que el beneficio estaría vigente hasta el 31 de diciembre de 2017.

Zamora afirmó que a corto plazo no se ejecutará la nueva política de subsidios.

También: Comercio nicaragüense ahogado por la tarifa energética

“Ahorita no se está tocando nada. Lo que se está hablando es cómo hacer para reformar esto, pero ahorita no se está quitando ningún subsidio. Apenas se están discutiendo estos temas para llegar a acuerdos”, dijo Zamora.

Según datos del presidente de la Cámara de Energía, los consumidores de hasta 150 kWh al mes representan entre el sesenta y setenta por ciento de los clientes de la empresa distribuidora.

“Esa es una carga pesada porque ellos no pagan los costos reales de la energía, por lo que quien termina pagando los costos reales es el treinta por ciento de los usuarios no subsidiados”, afirmó Zamora.

Agregó que los datos oficiales indican que “el setenta por ciento de usuarios pagan la tarifa más barata de Centroamérica y el treinta por ciento paga la energía más cara de América Latina.

Estamos en esa dualidad que afecta la competitividad del sector eléctrico de Nicaragua”.

Reconoció que como resultado del ajuste de la tarifa y de la focalización de los subsidios que son parte del plan del sector, “algunos tendrán que pagar menos y algunos tendrán que pagar más”, ya que el objetivo es que toda la población pague el costo real de la producción, generación y distribución de la energía eléctrica a los hogares.

energía eléctrica, Nicaragua, subsidio, tarifa energética
LA PRENSA/M.ESQUIVEL

Humboldt dice que se recargará al consumidor

Javier Mejía, coordinador del área de recursos naturales del Centro Humboldt, analizó que al focalizarse el subsidio como está propuesto por el Gobierno, solo los que consumen menos de 50 kWh van a tener un subsidio del cincuenta por ciento, mientras que para quienes consuman hasta 150 kWh el descuento sería del cuarenta por ciento, “es decir 13 por ciento menos que el descuento actual”.

Eso haría que en lugar de 800 mil usuarios, sea la mitad los beneficiados.

El economista Adolfo Acevedo coincide en que el porcentaje de subsidio con respecto a la tarifa plena será próximo al cuarenta por ciento y casi nunca se acercará al cincuenta por ciento.

“Esta iniciativa debería traer como anexo la propuesta de ajustes a los subsidios del sector eléctrico remitida al Gabinete de Energía y el Gabinete Económico por el Ministerio de Hacienda, a la cual se hace referencia, para que los diputados y la ciudadanía tengan pleno conocimiento de lo que se discute y se aprueba”, dijo Acevedo.

Además: La tarifa energética achica aún más a la pequeña y mediana empresa de Nicaragua

Para Juan Carlos López, coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor, esto es un golpe para los consumidores, pues muchas familias no podrán pagar el servicio de energía, considerado uno de los más caros de la región.

“Eso era algo que se mira venir, sin embargo hay que estar claro que en Nicaragua el costo del servicio eléctrico es caro en comparación con otros países, eso se debe a la falta de renovación del pliego, a la altas pérdidas en la red de distribución y la falta de transparencia del sector”, dijo.

Sostenibilidad

El presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua, César Zamora, insistió en que el programa del sector energético a financiarse con fondos del BID apunta a la estabilidad macroeconómica del sector, para que “sea sostenible a mediano y largo plazo”. También, dijo, “busca la transparencia en la gestión en los diferentes segmentos como distribución, transmisión y generación de la energía, (y) al mismo tiempo pretenden que haya una matriz energética que fomente la energía renovable para beneficio del país”.

Bajar pérdidas técnicas al 9 %

Entre las medidas del plan para fortalecer el sector eléctrico está reducir las pérdidas técnicas en la distribución de energía a los clientes de la empresa Disnorte-Dissur. César Zamora, presidente de la Cámara de Energía, explicó que actualmente esas pérdidas se calculan en un veinte por ciento y la meta es bajarlas al nueve u ocho por ciento, con la inversión de 75 millones de dólares en el sistema por parte de la empresa.

“Cada punto que se reduce esas pérdidas representan dos millones de dólares al año, y si reducimos el 12 por ciento hablamos de 24, 25 millones de dólares y eso iría todo a la reducción de la tarifa, y haría al sector sostenible”, dijo Zamora.

Javier Mejía, del Centro Humboldt, criticó que con esta nueva política los usuarios serán los más afectados, pues no solo las pérdidas técnicas y no técnicas en la distribución serán asumidas en la tarifa, sino también la deuda que tiene la distribuidora con los generados, la cual se desconoce a cuánto asciende y a qué generadores se les debe.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: