Pymes sin claridad sobre fin de subsidio energético

Según la Ley de Estabilidad Energética, los consumidores con tarifa residencial entre 150 y 300 kilovatios no pagan el IVA y los que están en el rango de 300 a 1,000 este impuesto se reduce de 15 a 7 por ciento

Subsidios

LAPRENSA/ARCHIVO

Pese a que más del ochenta por ciento de las micro y pequeñas empresas —que son mayoría en el país— operan con tarifa residencial, representantes del sector dijeron este jueves que es prematuro determinar el impacto que tendrá en este segmento empresarial el ajuste del subsidio eléctrico en los próximos cinco años.

Lo anterior a pesar de que el Gobierno se comprometió con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a poner fin entre el 2018 y 2022 el subsidio vía Impuesto al Valor Agregado (IVA) que reciben los consumidores de tarifa residencial y que están en el rango de entre 300 y 1,000 kilovatios hora mensuales. También se ajustará los que consumen entre 0 y 150 kilovatios.

Lea además: Tarifa de energía sufrirá alza desde el próximo año, analiza experto

Según la Ley de Estabilidad Energética, los consumidores con tarifa residencial entre 150 y 300 kilovatios no pagan el IVA y los que están en el rango de 300 a 1,000 este impuesto se reduce de 15 a 7 por ciento. El Gobierno se comprometió con el BID reducir estas bandas de subsidio a cambio de obtener un préstamo 65 millones de dólares.

Y aunque en este último rango es donde se ubica la mayoría de los micro y pequeños negocios, los que no llevan por separado el registro del consumo de energía en el hogar, el sector no está claro del impacto.

Freddy Cruz, vicepresidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), dice que una de las prioridades de esa organización es que los dueños de negocios reconozcan la importancia de separar en sus facturas el consumo residencial y el industrial o comercial.

Puede leer: Subsidio de energía será focalizado

Cruz y Leonardo Torres, presidente de Conimipyme, coinciden en que el costo de la energía es altísimo, sobre todo para los micro y pequeños negocios, los cuales han planteado que se les establezca una tarifa diferencial para ese segmento, pero no han obtenido ninguna respuesta.

Ambos consideran que es muy prematuro proyectar afectaciones que provocará a ese sector el fin de los subsidios en el rango en el que se encuentra el consumo de las micro y pequeñas empresas.

Aprenderán técnicas

En el caso de cuero calzado Alejandro Delgado, presidente de la Cámara de Cuero Calzado Nicaragüense (Camcunic), afirmó que los negocios más pequeños van a sentir el golpe y esto lo suelen trasladar al costo del zapato, pero que hasta el momento no están claros cómo se va a aplicar esa cancelación del subsidio.

Delgado afirmó que pretenden realizar charlas con especialistas en electricidad, para que el pequeño empresario pueda tomar decisiones que le permita enfrentar esta alza en la factura energética.

También: Gobierno reducirá subsidios en la tarifa eléctrica

Juan Pablo Estrada, presidente de la Cámara Nicaragüense del Pan (Canipan), si bien admitió que en el caso de las micropanaderías el consumo promedio mínimo anda arriba del 450 kilovatios hora, porque no separan el consumo del hogar y la microindustria, no cree que tengan afectación.

Ineficiencia en fluido

El presidente de la Cámara de Cuero Calzado Nicaragüense (Camcunic), Alejandro Delgado, dice que además de los altos costos de la energía eléctrica para los micro y pequeños empresarios, la inestabilidad en el fluido eléctrico les ha provocado pérdidas de maquinarias.

“La variación de la energía nos afecta mucho si son máquinas que traen tarjetas porque de repente hay bajón de energía y queman las tarjetas, y eso tiene un costo de 500 a 800 dólares, y nadie se hace cargo”, afirma