Policía Nacional impone un nuevo límite de velocidad en carretera abierta: 90 kilómetros por hora

La escueta circular emitida el miércoles y conocida este jueves fue dirigida a jefes policiales con un punto único relacionado con multas por exceso de velocidad

La Policía usó alcoholímetros, radares, motos, patrullas, conos y retenedores de velocidad durante el plan Seguridad en Carreteras. LA PRENSA/ W.LÓPEZ

De forma sorpresiva la Policía Nacional estableció un límite como “exceso de velocidad” para imponer multas a conductores que circulen en carretera abierta y que superen los 90 kilómetros por hora.

La escueta circular emitida el miércoles 22 de noviembre y conocida este jueves fue dirigida a jefes policiales con un punto único relacionado con multas por exceso de velocidad. Los agentes de Tránsito “únicamente” impondrán multas a conductores que circulen a una velocidad superior a 90 kilómetros por hora en carretera abierta.

La circular firmada por el subdirector de la Policía Nacional, comisionado general Francisco Díaz, fue retomada por el director de la academia policial, comisionado general Cairo Guevara, quien la envió a su asistente para ser reenviada a todas las delegaciones policiales del país.

Lea además: Ortega propone brutal aumento en impuesto de rodamiento

La misma coincide con la conferencia que ofreció Díaz a los medios de comunicación del Gobierno, después de la reunión semanal de los miércoles con jefes policiales.

Plan policial

En la misma Díaz explicó que como parte de los planes preventivos con motivo de las fechas festivas que se aproximan, abordaron el tema de seguridad vial. Explicó que por ser fechas cuando hay mayor circulación vehicular y de personas en las vías, fortalecerán el denominado Plan carreteras y sobre todo el dirigido a los motorizados.

“Los conductores no deben estar preocupados por el valor de las multas, porque si yo soy un conductor responsable, no voy a infraccionar las leyes establecidas en Tránsito”, aseguró el miércoles Díaz.

Puede leer: Gustavo Porras había comentado en directiva aumento de stickers de rodamiento

También afirmó que hay una ligera disminución de muertes por accidentes de tránsito en relación con el comportamiento presentado durante el mismo período el año pasado e indicó que estarán siendo más rigurosos con respecto a seis infracciones, entre las que mencionó solo dos: “Conductores borrachos y exceso de velocidad”.

Anunció que durante este período aplicarán los radares de velocidad en carretera abierta y que los policías fueron instruidos que “van a multar a conductores que vayan a velocidad superior a 90 kilómetros por hora en carretera abierta, no en el casco urbano”. El funcionario aclaró que en las ciudades la velocidad permitida es de 30 a 35 kilómetros por hora.

Reacciones ante medida

El anuncio motivó la reacción de Elvira Cuadra, especialista en temas de Seguridad, quien a través de su cuenta de Twitter @elviracuadra preguntó: “¿Y el criterio técnico? Cada tramo es diferente y el límite de velocidad se establece por seguridad vial”.

La lectura que hace el coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor, Juan Carlos López, es que esto (establecer los 90 km/h) tiene que ver con la presión de los conductores con respecto al actuar de los reguladores de tránsito, pues muchas veces la multa era aplicada de acuerdo con la decisión del oficial de Tránsito y con fines recaudatorios.

También: Fiscalía protegió a “sospechosa” en accidente de tránsito en el que murió taxista

Mencionó que en ese centro atendieron casos de personas a las que les imponían la boleta roja sin que tuvieran antecedentes de multas por esa misma infracción o que le imponían exceso de velocidad por circular a 80 kilómetros por hora. “Eso comenzó a aumentar la base de recaudación”, señaló López, quien dijo que también provocó reacciones de rechazo de conductores.

Preocupación del COSEP

En la edición de LA PRENSA del pasado 20 de noviembre, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, manifestó que volverán a insistirle al Gobierno sobre la necesidad de reformar la Ley de Tránsito, que implique no solo abaratar las multas, sino también cambiar las sanciones relacionadas con la suspensión de licencias, debido a que la situación actual está dañando  la productividad y la competitividad de las empresas.

“Todos sabemos cuál es el gran problema que estamos teniendo con el aumento de las multas, esto es un ingreso que le está costando a las personas y que está afectando a la economía. Aquí no estoy hablando solo como usuario, sino también como empresa, porque al final las empresas de distribución están siendo afectadas con las multas”, dijo Aguerri.

Ofensiva fue recaudatoria

LA PRENSA publicó el 20 de noviembre pasado que la ofensiva recaudatoria de la Policía de Tránsito se incrementó desde octubre del año en curso, cuando el Gobierno pidió a la Asamblea Nacional aprobar una reforma presupuestaria para aumentar en el último trimestre del año las recaudaciones fiscales en 301.76 millones de córdobas, de los cuales se detalló que 58.67 millones provendrían de las multas de tránsito.

Le puede interesar:¿Por qué el Gobierno ahora oculta su meta de recaudación por multas de tránsito en 2018?

Desde entonces aumentó la presencia policial en las calles y la aplicación indiscriminada de multas. Si se compara la recaudación de 2016 en el rubro de multas de tránsito, con el total proyectado en 2017, se comprueba que el incremento se dispara al pasar de 197 millones de córdobas en 2016 a 277.83 millones de córdobas en 2017.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: