En Honduras mejor que en Nicaragua

Lo que ha ensombrecido estas elecciones hondureñas es el procedimiento que usó el presidente Juan Orlando Hernández para imponer su candidatura a la reelección

tragedias

En Honduras realizarán elecciones este domingo 26 de noviembre, con un sistema electoral mucho más confiable que el de Nicaragua.

En este sentido, basta mencionar que las elecciones hondureñas serán supervisadas por más de quinientos observadores internacionales y más de mil nacionales. La OEA tiene 83 observadores procedentes de 25 países, encabezados por el expresidente de Bolivia Jorge “Tuto” Quiroga, una prestigiosa personalidad democrática iberoamericana.

En Honduras no hay segunda vuelta, gana la Presidencia el candidato que recibe más votos. En las elecciones anteriores, en 2013, ganó el candidato del conservador Partido Nacional y actual presidente de la república, Juan Orlando Hernández, con 36.78 por ciento de los votos; mientras que Xiomara Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya y candidata del nuevo Partido Libertad y Refundación (Libre), quedó en segundo lugar con el 28.78 por ciento de los sufragios.

Algunos partidos de oposición han manifestado temor o sospechas de que se podría realizar un fraude en favor del candidato oficialista, quien es el mismo presidente Hernández que va por la reelección. Pero en términos generales se considera que el sistema electoral hondureño es confiable y que la amplia observación electoral es una buena garantía para la transparencia en el conteo de los votos, el procesamiento de las actas de votación y el reporte de los resultados.

Lo que ha ensombrecido estas elecciones hondureñas es el procedimiento que usó el presidente Juan Orlando Hernández para imponer su candidatura a la reelección, a pesar de que la Constitución la prohíbe expresamente y por querer pasar encima de esa prohibición el expresidente Manuel Zelaya fue derrocado en 2009.

Igual que hicieron Oscar Arias de Costa Rica, en 2006; y Daniel Ortega de Nicaragua en 2011, Juan Orlando Hernández recurrió a una oscura resolución judicial para poder presentarse como candidato a la reelección.Gracias a esa maniobra Hernández podría ser reelegido este domingo, pues las encuestas lo ponen un poco por encima de su más cercano competidor, Salvador Nasrralla, de la izquierdista Alianza de Oposición contra la Dictadura.

La reelección presidencial ha sido siempre un tema conflictivo en América Latina y en Honduras “ha costado sangre, sudor y lágrimas”, según se dijo en un artículo publicado en el diario hondureño El Heraldo. Igual ha sido en Nicaragua. Revoluciones, golpes de Estado y hasta asesinatos de gobernantes han ocurrido en nuestro país a lo largo de su historia, causados por las reelecciones que casi siempre han sido impuestas por medio del fraude electoral o resoluciones judiciales espurias.

La última reelección en Nicaragua ha sido la que facilitó en 2011 la Corte Suprema de Justicia a Daniel Ortega, para que siguiera ocupando la silla presidencial a pesar de la prohibición constitucional. Lo mismo que ha hecho el hondureño Juan Orlando Hernández para tratar de reelegirse en los comicios de mañana.