Jonathan Loáisiga: «No he parado de entrenar para llegar al entrenamiento primaveral lo mejor posible”

El lanzador ncia se convirtió en el tema del momento la semana pasada, luego de que los Yanquis de Nueva York realizaran una serie de movidas estratégicas para abrirle un espacio en su roster de 40 jugadores, para evitar perderlo en el draft de la Regla 5

Jonathan Loáisiga

Jonathan Loáisiga es parte del roster de 40 de los Yanquis. LAPRENSA/OSCAR NAVARRETE

Debajo de su aspecto esquivo, su actitud a veces displicente y un físico sin impresionar, se esconde un feroz competidor. Lo que sí impacta de Jonathan Loáisiga es su tenacidad para superar todo tipo de desafío y ha enfrentado algunos descomunales.

Lea: Jonathan Loáisiga ha crecido enormemente como prospecto de los Yanquis

Loáisiga se convirtió en el tema del momento la semana pasada, luego de que los Yanquis de Nueva York realizaran una serie de movidas estratégicas para abrirle un espacio en su roster de 40 jugadores, para evitar perderlo en el draft de la Regla 5.

Te interesa: La carrera de Jonathan Loáisiga hasta el roster de 40 de los Yanquis

Ese movimiento colocó a Loáisiga en ruta hacia Grandes Ligas. Lo acercó hacia el Bronx. Podría convertirse en el primer nicaragüense que viste un uniforme de los Yanquis, pero él mejor que nadie sabe que aún no ha llegado, que el camino es duro.

“Sé que ahora es cuando más duro debo trabajar. Me alegra mucho lo que ha sucedido. De esta forma los Yanquis me han dicho que les importo, pero no he llegado a la meta y debo ir con los pies firmes si deseo alcanzarla”, dice un Loáisiga mesurado.

Jonathan tiene 23 años cumplidos este mes. Lanza su bola rápida a 98 millas, pero lo que ha impactado es su control (tres bb en 32.2 IL, con 33 K) con una curva grande y un cambio de velocidad devastador. Ahora entrenará con el equipo de Grandes Ligas.

Cree que puede

¿Qué tan distante te sentís de las Grandes Ligas?
Todavía estoy largo, pero me siento animado al saber que los Yanquis creen en mí. Ahora es cuando más debo trabajar para acortar el camino, que sigue siendo largo por el nivel de competencia que existe. Pero voy avanzando. De eso no hay duda.

¿Creés que podés sacar outs en las Mayores?
Sí creo. Yo confío en mí y en la ayuda de Dios, sé que me falta mucho por aprender, pero le he puesto interés. Hay expertos (de Baseball Prospectus) que dicen que ya mismo podría ser relevista en las Mayores. Vamos a ver qué pasa en los entrenamientos.

¿Iniciar en las Menores sería un fracaso?
De ningún modo. Es lo más probable que inicie en las Menores. Pero tendré la experiencia de haber aprendido y compartido con el equipo grande. Mi meta es presentarme saludable y enfocado. Hacer mi trabajo donde sea ubicado y ganarme el llamado.

¿Qué mejoró tu velocidad tanto?
Era un lanzador de 88-91 millas, pero al lesionarme con los Gigantes, me recuperé y trabajé duro en fortalecer el hombro con pesas y pelotas medicinales y llegué a 93-94. Y luego de la cirugía trabajé más duro y ahora llego a 97-98 casi siempre.

El abuelo, clave

¿Qué recordás de tus inicios en el beisbol?
La pasión con la que siempre jugué desde niño, el esfuerzo de mi mamá y sobre todo de mi abuelo (Efraín Estrada) que ha sido mi papá verdaderamente. Él me llevó a un campo por primera vez y suplió cada una de mis necesidades cuando niño.

¿Vos naciste aquí en Las Sierritas?
Sí, aquí nací y me crié. Hay gente que cree que soy de Esquipulas, pero no, yo soy de Las Sierritas de Santo Domingo. Y he vivido con mis abuelos todo el tiempo. Mi relación con mi papá (Stanley Loáisiga) no ha sido buena, pero hay vamos.

¿Dónde comenzaste a jugar?
Mi abuelo me llevó donde don Domingo Ocón (Chumingo) en un campo que estaba cerca del Polideportivo España. Luego estuve en la Liga de la 14 de Septiembre y en La Mascota. Jugué en varios torneos nacionales como lanzador y bateador.

Rumbo a la madurez

¿Cómo ha sido tu comportamiento?
Cuando niño fui necio. Demasiado inquieto. A don Chumingo le di guerra. Imagínese que una vez en Chontales en un campeonato nacional tuvieron que amarrarme en la cama porque no me aguantaban. Ese día le quebré los anteojos a alguien.

¿Entonces te faltó faja?
(Interviene su abuelo Efraín) siempre pensé que era mejor hablar que castigarlo, pero sí era muy inquieto. Es más, un día dijo que no seguiría estudiando y no siguió, pero ha madurado mucho y ahora lo veo empeñado en llegar a las Grandes Ligas.

¿Hasta qué año llegaste?
Hasta primer año. Pero he decidido concentrarme en el beisbol y espero que con la ayuda de Dios pueda alcanzar mi meta para ayudarle a mi familia y mucha gente que me ayudó y que necesita un empujón. Voy a echarlas todas para llegar y mantenerme.

Detalles de su carrera

Jonathan Stanley Loáisiga Estrada nació el 2 de noviembre de 1994 en Managua. Mide 5.11 y pesa 170 libras.
Es hijo del expelotero Stanley Loáisiga y Fátima Estrada. Su abuelo Efraín Estrada ha sido una figura clave.
Fue firmado por los Gigantes en 2013. En su único año con esta organización tuvo 8-1 y 2.75 en Dominicana.

En 2016 fue firmado por los Yanquis y en su primer juego se lastimó. Perdió todo el año por una operación Tommy John.

Este año regresó y lanzó en una liga de novatos y en Clase A media. Tuvo 1-1 y 1.38, con 33 ponches en 32.2 innings.
Después de la cirugía terminó lanzando más fuerte. Lanza su recta a 98 millas, más curva y cambio, que los tira en strikes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: