Acerca de la enseñanza del inglés

El aprendizaje y enseñanza del inglés va con tecnología y la mayoría de los docentes no tienen correo electrónico, no están integrados al mundo virtual y digital

En las vacaciones escolares del año pasado brindé a mi nieto un breve curso de inglés, para su tercer año que iba a iniciar en un instituto público; tres meses después me presentó su texto “Secundary English Book 9th Grade”, lo que me produjo mucha alegría. Hace una semana el Mined afirma que se enseñará inglés también en la Educación Primaria, lo que me sorprende porque actualmente no hay condiciones elementales para una efectiva implementación en los centros públicos urbanos y especialmente rurales. Me capacitan para ser unas observaciones puntuales un B.A. en educción que obtuve en la University Of The Pacific, décadas como docentes incluso de inglés, el trabajo como director, de técnico en el MED y el trabajo de asesor; soy un administrador de la educación con tres posgrados.

1. El texto de inglés. El texto de noveno grado es un buen esfuerzo, tiene buena edición, formato, colores, ilustraciones, temas gramaticales y fonéticos; pero tiene exceso de ejercicios y en algunos es repetitivo. Tiene diálogos y lectura un poco larga, carece de expresiones y giros idiomáticos del inglés diario. Las supervisiones deben demostrar que la mayoría de los textos no son usados por los profesores ni por los alumnos, sobre todo en temas difíciles y fonéticos; otros usan el texto como lecciones; los textos de inglés requieren de materiales interactivos, tecnológicos de ciertos programas televisivos como apoyo, de programas en tabletas y celulares.

2. El aprendizaje y enseñanza del inglés va con tecnología y la mayoría de los docentes no tienen correo electrónico, no están integrados al mundo virtual y digital. Por otro lado, el aprender un idioma es también tener referencia de la cultura del país del idioma; y el piso cultural del pueblo nicaragüense es el más bajo de la región centroamericana.

3. Cuando menos, se debe tener un diagnóstico de los docentes y de las condiciones de los centros públicos, como también conocimiento de la experiencia implementada del inglés en educación Primaria y Secundaria de Costa Rica; ambos son insumos para elaborar una propuesta de plan de selección, profesionalización, de capacitación y de metodología a los diferentes subsistemas de Preescolar, Primaria, Secundaria y Universitarios.

4. En los últimos tres años instituciones, organizaciones y personas realizan esfuerzos aislados en las enseñanzas del inglés ante las demandas y necesidades en profesionales y especialmente en carreras vinculadas estrechamente con el inglés. Pero existen prejuicios y politiquería que limitan utilizar y coordinar estos esfuerzos con embajadas y personas nacionales que tienen experiencia y alta formación obtenidas en Estados Unidos (EE. UU.) y Canadá. Es interesante saber que en la mayoría de los actuales call center, solo un 20 por ciento de los trabajadores aprendieron inglés en Nicaragua en instituciones privadas bilingües; que la mayoría son personas que trabajaron por décadas en EE. UU. y Canadá; sobresaliendo una buena cantidad de costeños que han perfeccionado su inglés criollo.

5. Con el actual calendario escolar y las horas asignadas en las semanas a la enseñanza del inglés, no se puede obtener resultados significativos en el aprendizaje; se tiene que elevar a cuatro o cinco horas en el ciclo diversificado y trabajar los 200 días que señala la Ley General de Educación.

La gran mayoría de los docentes actuales en secundaria, graduados o no, no tienen dominio en las cuatro habilidades: oír y entender el inglés, hablar con relativa fluidez, leer y redactar en inglés. En los años 83-85 renunciaron miles de profesores graduados con experiencia, y en las últimas décadas se han jubilado o están en el extranjero. Es meritorio el esfuerzo que hace el Mined con la universidad nacional de profesionalizar los docentes, pero no ha habido un seguimiento en su preparación ni en la calidad de los egresados. Muchos licenciados e incluso con maestría a nivel nacional no dominan las cuatro habilidades; se puede comprobar por muestreo las destrezas metodológicas y la capacidad del idioma que son relativamente bajos en los centros públicos.

6. Todavía se enseña inglés en la forma tradicional, los docentes se defienden como pueden y como les enseñaron en la universidad. Trabajan como lecciones de clase, y poco desarrollan las habilidades y las destrezas de su aprendizaje. En general hay poco dominio de la fonética y entonación en los docentes; la semana pasada me encontré con unos amigos que pasaban vacaciones en el país y al preguntarle sobre su valoración del inglés recibido en Nicaragua dijeron que casi para nada le sirvió para su adaptación y el trabajo, pues con las actuales condiciones en el país es poco significativo y útil lo que se puede aprender de inglés en los centros públicos.

7. El Mined pronto tendrá su televisora para apoyar todos los programas educativos en los diferentes subsistemas; y debe ofrecer experiencias educativas en un inglés práctico, de diálogo y de giros idiomáticos en el inglés diario y para las diversas situaciones de la vida real, laboral y cultural; con canciones alegres para los diferentes niveles y con el adecuado apoyo de materiales; un plan que toma en cuenta la participación de otras entidades para la optimización del internet y otros medios tecnológicos para jóvenes y adultos.

8. En la enseñanza de un idioma extranjero se aplica en los primeros días una prueba fonética y de contenido; la primera es para obtener una información elemental del nivel de condiciones naturales que tiene el estudiante para el aprendizaje de un idioma extranjero; y el segundo después del octavo grado para conocer vacíos e inconsistencias que tienen y la información de los posibles monitores que ayudarán a los estudiantes de condiciones limitadas del aprendizaje del inglés. Se tiene que capacitar a los monitores y trabajar en el desarrollo de habilidades y destrezas lingüísticas, como también nivelar contenidos básicos en el aula.

9. No todos los estudiantes técnicos y profesional dominarán las cuatro habilidades, porque se requieren condiciones especiales naturales; pero se estudia el inglés para lograr una mejor y actualizada formación científica, técnica, cultural y como recurso laboral en ciertos campos de trabajos; no se estudian para ser profesores de inglés. El inglés y el mandarín tendrán prevalencia en las próximas décadas y todo lo que favorezca la enseñanza de un idioma extranjero debe merecer nuestro apoyo, especialmente en las escuelas públicas que han tenido una pobre oferta en el aprendizaje del inglés.

El autor es exAsesor del Mined.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: