La lencería que querrás llevar

Diseños deportivos y cómodos, piezas románticas cuajadas de encajes o patrones con notas “vintage”, así se presenta la nueva lencería que querrás llevar

Conjunto con encaje de Chantilly de Ándres Sardá. Foto: LA PRENSA/EFE.

Tras la última celebración del último desfile de Victoria’s Secret, en Shanghái, se toma el pulso a la lencería, que una vez más sale a la calle y muestra su cara más amable y coqueta. Prueba de ellos son los diseños deportivos que ha lucido la actriz Charlize Theron y que ha ideado María Grazia Chiuri para Dior.

Con la idea de que la lencería se muestre, se exhiba junto con minifaldas, pantalones vaqueros la firma española, Black Limba, ha puesto de moda los bralettes, sujetadores sin aros, tan cómodos como seductores.Esta firma que ha tenido gran expansión en México, Chile, Perú o Colombia, propone una lencería para que la mujer se sienta libre, que “se adapte a la silueta como una sola piel”, dicen desde la firma.

Foto: LA PRENSA/EFE.

Los creadores de Black Limba, que mantiene el equilibrio perfecto entre la sensualidad, diseño, ligereza y confort, dicen que “ la sensualidad y la picardía poco tiene que ver con la talla y mucho con la actitud, por eso, sus diseños se adaptan a todos los cuerpos y formas de las mujeres”.

Los bralettes se lucen a plena luz del día, se han convertido en una prenda imprescindible que se lleva con short, pantalones vaqueros o vestidos lenceros.

Kendall Jenner, Selena Gómez, Taylor Swift, Rihanna, Miley Cyrus, Cara Delevingne, Taylor Hill, Gidi Hidid o Ariana Grande, son algunas de las “celebrities” que apuestan por mostrar su ropa interior. Esta moda es quizás más elegante y sutil que aquella otra tendencia en la que impuso mostrar casi por obligación una tanga descarada y de mínima expresión por la parte de atrás del pantalón.

Bragas de abuela

Hay vida lencera más allá de esa tira fina a modo de hilo dental. Ahora la lencería se va al otro extremo y muestra bragas grandes de algodón, esas que se calificaban de abuela, ropa interior con alto poder erótico que llega coloreada en color visó, rosa empolvado o blanco roto.


Esta nueva tendencia desestima los rellenos, los encajes y por supuesto, las tangas, prefiere diseños cómodos, de algodón orgánico, que se adapten al cuerpo y que estén coloreados en tonos naturales.

Para ir cómoda

La modelo abraza el minimalismo y los modelos vintage que recuerdan a la lencería de las abuelas, aquella que se lavaba con jabón de Marsella y se dejaba secar al sol durante horas.

Junto con esta tendencia bañada en un aire nostálgico, se impone el calzoncillo bóxer sin género, una prenda que no entiende de curvas, solo de confort y sensualidad. Últimamente se vive la liberación del “push up”, lejos han quedado aquellos escotes reforzados con el mítico wonderbra que abanderó Eva Herzigová.

Si antes se lucía una lencería para complacer, ahora se viste prendas íntimas para ir cómoda, la mujer elige qué, cómo y cuándo entre el abanico de posibilidades. Para esta temporada se proponen los colores neutros que se suman a los azules, verde y berenjena, además del rojo seductor, para una mujer que desea aportar una nota sorpresa en sus conjuntos diarios.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: