¡Dramática final! El Ferretti sobrevive con 10 jugadores y se proclama campeón del Apertura

El Walter Ferretti empató sin goles con el Managua FC, resultado que le valió para ganar el Torneo de Apertura después del empate a uno en el duelo de ida

Walter Ferretti, Liga Primera, Futbol nicaragüense

El Walter Ferretti es el campeón del Apertura de la Liga Primera, al superar al Managua FC en la final capitalina. LA PRENSA/JADER FLORES/ ARCHIVO

En medio de la guerra y con el único cartucho del juego de la ida como elemento inspirador, que fue el gol como visitante, el Walter Ferretti sobrevivió con mucho coraje, con un jugador menos desde el minuto 67 tras la expulsión de Kenneth Vanegas, al acoso ofensivo de siete atacantes del Managua FC y a la pérdida del dominio de la pelota. Con todo y el mundo encima se coronó campeón del Torneo Apertura de la Liga Primera y aseguró su boleto directo a Concachampions.

Lea: Ferretti falla un penalti, “regala” un gol y resucita al Managua FC en la Final

Tras el 1-1 del primer desafío, anoche el marcador no se movió, un empate 0-0 que supo a triunfo y culminó con el mordisco al metal del trofeo. El sudor, los golpes y por qué no, también los errores, hicieron de este Ferretti mejor que el bravo Managua FC, que desde eliminar al Real Estelí en las semifinales perdió todo respeto por sus rivales.
Al Ferretti le bastaba el empate para consagrarse, y además, le favorecía tener la mejor defensa del torneo.

El Managua salió a la caza de la red. Atacó peligrosamente con Jefry Araica, quien estrelló un disparo al poste de Denis “el Pulpo” Espinoza y continuó su asedio durante todo el desafío. No obstante, cuando todo parecía que los Leones Azules aprovecharían estar en ventaja con un jugador más, el Ferretti se plantó muy bien atrás.

Nuevamente Armando Zepeda causó muchos estragos a la ofensiva, pero nunca hubo claridad. El Pulpo Espinoza hizo olvidar la pifia del partido de ida, cuando estrelló el balón en Agenor Báez y la pelota entró de gol, con sus intervenciones precisas en la vuelta.

Bernardo Laureiro comandó el poco ataque rojinegro, en realidad bastó el trabajo del encuentro de la ida. Anoche en el Estadio Nacional se coronó el que mejor se sostuvo al instinto de supervivencia, el que a pesar de no ganar un duelo en esta final maximizó el tanto pasado.

 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: