Comunidad El Lajal, en Tola, Rivas, recibe ayuda por afectaciones de tormenta Nate

Además de alimento y productos para la higiene personal y de uso doméstico, se entregaron almohadas, toallas, sabanas, sobre fundas, ropa y calzado para damas y caballeros y ropa para niños donadas por algunos socios de Ashotnic.

Comunidad El Lajal

Dos trabajadores de un hotel de Tola alertaron que había una comunidad afectada por Nate sin recibir ayuda y pasando dificultades. LAPRENSA/ Cortesía

La comunidad El Lajal en Tola, Rivas, recibió un donativo para 24 familias afectadas por la tormenta Nate, puesto que hasta la fecha es la primera ayuda que les llegó a estos pobladores. La ayuda fue entregada por la Asociación de Hoteles de Nicaragua, (Ashotnic) como parte de las iniciativas de responsabilidad social empresarial que ésta asociación desarrolla con sus hoteles miembros.

La situación de la comunidad El Lajal, se conoció por dos trabajadores del hotel Punta Teonoste, originarios de la
zona afectada y expusieron las dificultades y necesidades que estaban pasando, las familias afectadas de El Lajal.

Los hoteleros plantearon que desearon llevarles un poco de ayuda a estas familias mientras se recuperan económicamente. “Cuando Walter Bühler, gerente del hotel Punta Teonoste nos contó sobre esto pensamos en cómo ayudar y destinamos más de quince mil córdobas para comprar panas, víveres, jabones, cloro, leche, aceite, entre otras cosas”, explicó Alvaro Dieguez, presidente de la Ashotnic.

Lea También: Tormenta Nate dejó 12 muertos y 7 desaparecidos en Nicaragua.

Además de alimento y productos para la higiene personal y de uso doméstico, se entregaron almohadas, toallas, sabanas, sobre fundas, ropa y calzado para damas y caballeros y ropa para niños donadas por algunos socios de Ashotnic.

Rosa Chavarría Amador, una de las beneficiadas, contó que no pudieron prepararse ante el desastre natural “porque pasamos casi ocho días sin energía, sin ver la televisión y sin señal de teléfono, nada de eso, estábamos incomunicados completamente que ni nos dimos cuenta que era esa tormenta. Pasamos como veintidós días sin poder salir de aquí”, narró.

“Me siento muy agradecida, porque se han acordados de nosotros los que hemos sufrido por estar cercanos a la corriente, porque aunque sea un poquito de todo, pero ya nos ayuda. Les agradezco mucho”, expresó Chavarría.

Por su parte Ramón Chávez, otro de los beneficiados, dijo que en su caso los árboles que arrastró la correntada destruyeron un rancho donde tenía leña, animales y otras cosas, incluso ocho quintales de maíz que tenía de reserva. “Con esta obra benéfica me siento muy contento, es muy bueno y se los agradezco”, argumentó Chávez.

Elmer Ruiz Mendez, gerente residente de hotel Punta Teonoste y originario de la comunidad El Lajal, dijo que él al igual que todos los comunitarios se sintieron “muy agradecidos con la asociación de hoteles por la ayuda, a don Walter Bühler en la gerencia de hotel Punta Teonoste y a los hoteles de Managua que apoyaron, porque antes de las inundaciones éramos una comunidad olvidada y básicamente es la primera asociación u organización que se acordó de las personas que estamos más alejadas” recalcó.

Sabemos, agregó Ruiz Mendez, que «ahorita solo se beneficiaron a 24 familias, pero esperamos que en un futuro continúen apoyándonos”.

El Lajal se encuentra a cinco kilómetros de la carretera principal, es decir a 55 kilómetros del centro del departamento de Rivas y a 35 kilómetros de la cabecera del municipio de Tola. Para llegar se debe atravesar un camino de tierra, el cual queda sobre un río y no presta las condiciones para transportarse en vehículos pequeños.

Además: Tormenta Nate golpea el turismo de playas del Pacífico