Engorroso trámite en el Depósito Vehicular de Managua

Ciudadanos denuncian largas filas, altas multas y cobros extra por parte de la Policía de Tránsito. Algunos deben cursar seminarios y preparar exposiciones.

Depósito vehicular, campaña electoral, municipales, Alcaldía

En el Depósito Vehicular de Managua la mayoría de vehículos retenidos son motocicletas. LA PRENSA/M. ESQUIVEL

Para sacar un automóvil retenido en el Depósito Vehicular de Managua es necesario hacer al menos tres filas y pagar, además de la multa, dos cobros más. De lunes a viernes decenas de personas llenan el lugar, en donde se aprecian varios carros tomados por la maleza, abandonados por sus dueños.

David Jarquín, conductor que tuvo retenido su vehículo en el Depósito hace seis meses, cuenta que para sacarlo del lugar lo primero que hizo fue una larga fila “como de cien personas que llegan para recibir las multas”. “Son como dos personas las que atienden a un montón de gente que llega. Ahí perdés por lo menos medio día de trabajo, que nadie me lo repone, y ni en el trabajo me van a dar permiso”, dice Jarquín.

Carlos Cabistán, organizador de caravanas de motorizados que protestan contra los elevados cobros de multas y aboga por la eliminación del Depósito, señala que la principal queja de los conductores en el lugar es que además de la multa les cobran traslado de grúa cuando en realidad no la utilizan.

El cobro del traslado de la grúa oscila entre trescientos y quinientos córdobas, mientras que la estadía en el Depósito cuesta diez córdobas para motocicletas y treinta córdobas para vehículos sedán por cada día. Luego de hacer la fila para recibir la multa, los conductores deben ir a cancelarla al banco y luego con ese documento regresar al Depósito para gestionar el acta de liberación del vehículo.

Seminarios de suspensión

A Jarquín le retuvieron el vehículo por manejar sobre ochenta kilómetros por hora. Le suspendieron la licencia por tres meses y le aplicaron una multa de cinco mil córdobas. Además pagó trescientos córdobas del traslado de la grúa, más los cobros de los dos días que el vehículo estuvo retenido.

Para que pudiera obtener de nuevo su licencia, Jarquín tuvo que pasar un Seminario de Suspensión que cuesta 2,500 córdobas.

Estos seminarios los deben cursar todos los conductores que tienen la licencia suspendida por manejar ebrios, causar accidentes o cometer tres infracciones en un año. Se pueden cursar una vez que haya finalizado la suspensión de la licencia. Dura un día, en el que los conductores suspendidos se forman en grupos para preparar un tema sobre las leyes de tránsito.

Este tema lo deben exponer en diapositiva una semana después ante las personas que están solicitando por primera vez la licencia.

El siguiente paso es pagar 125 córdobas por el certificado y esperar nueve días hábiles más para que por fin obtengan su licencia.

Altos cobros de multas

En abril de 2014, entró en vigencia la nueva tabla de multas de tránsito con la Ley 856. Ahí se establecieron nuevos costos para los 63 tipos de infracciones, divididas en mayor peligrosidad, peligrosas y violaciones a las normas de admisión al tráfico. Las principales multas quedaron así:

Conducir en estado de ebriedad: C$5,000 (más suspensión de licencia de conducir desde seis meses a un año).
Invasión de carril: C$800.
Exceso de velocidad: C$2,500 (suspensión de licencia por tres meses y seminario de suspensión).
Aventajar en pendientes, curvas o puentes: C$500.
Giros indebidos: C$1,000.