Zona de Strikes: Orlando Vásquez hijo, tras las huellas de su padre

Orlando Vásquez hijo provocó el primer gran impacto pinolero en los Juegos Centroamericanos que se realizan en Managua. Atrapó tres medallas de oro

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

Orlando Vásquez hijo provocó el primer impacto pinolero en los Juegos Centroamericanos que se desarrollan en nuestro país. De un solo tajo, Vásquez capturó tres medallas de oro y lideró una jornada especial para la delegación nicaragüense en esta competencia.

Demostrando que tiene material para ver con optimismo hacia el futuro, Vásquez brilló en la categoría de los 56 kilogramos, tras levantar 109 kilos en Arranque y 127 en Envión, con lo que acumuló un total de 236 kilos que le permitieron atrapar las tres preseas doradas.

Pero lo de Vásquez no es solo un triunfo en el plano deportivo. Detrás suyo y de su padre, hay toda una historia de luchas y desafíos por zafársele a adicciones e indisciplinas que le acortaron la carrera al progenitor y han amenazado la del vástago más de una vez.

Quizá por ello fue comprensible el gran abrazo que ambos se dieron tras la victoria. No solo vencieron a sus oponentes. Derrotaron también a sus propias contradicciones, a esos demonios que los han querido ver destruidos y convertidos en calamidades.

De acuerdo a los entrenadores, Vásquez hijo tiene más potencial que su padre, el pesista más grande de nuestra historia, múltiple ganador de medallas panamericanas y dueño de muchos récords que ahora su hijo acorrala. Incluso, ya tumbó uno de ellos.

Me parece una comparación anticipada. Mucho peso se le ha colocado al chavalo en sus hombros. Sin embargo, Vásquez hijo no parece atemorizado por el historial de su papá, y en lugar de eso, lo usa como estímulo para empinarse hacia la grandeza.

De las comparaciones se encargará el tiempo, por ahora la tarea es diseñar el plan que le permita a Orlandito, escribir su propia historia. Y aunque es claro que nadie experimenta con cabeza ajena, lo andado por su padre, tiene que servir para que el chavalo no se desenfoque.

De modo que en una jornada en la que Nicaragua saltó de cero a seis medallas de oro, Vásquez hijo provocó el mayor impacto. Ojalá sea el inicio de algo grande.