Padrastro violó a niña de 11 años y su mamá era cómplice

El victimario confesó ante una judicial haber abusado sexualmente de su hijastra entre julio y octubre del presente año, en una vivienda donde habitaban los agresores sexuales

denuncias de violaciones

La cantidad de denuncias por violaciones en lo que va de 2017 es menor a lo registrado en el mismo período pero del 2016. LA PRENSA/ARCHIVO

Una niña de 11 años fue abusada por su padrastro luego que su mamá la obligaba a tener relaciones sexuales con él, según admitió la mujer ante un Juzgado de Managua.

Asimismo, el victimario confesó ante una judicial haber abusado sexualmente de su hijastra entre julio y octubre del presente año, en una vivienda donde habitaban los agresores sexuales, en un barrio de Managua.

Ahora la acusada, de iniciales A.C.Q.A., de 54 años, madre de la víctima, y el sujeto, de iniciales A.A.A.M., de 46, podrían enfrentar la pena de 29 años de prisión por haber cometido los abusos en perjuicio de la niña.

Lea además: Delitos sexuales siguen creciendo en Nicaragua

La fiscal Martha Castillo Ruiz solicitó contra el padrastro de la víctima la pena de 20 años de cárcel por violación agravada, más 9 años por explotación sexual.

Cooperadora necesaria

En el caso de la madre de la víctima —quien actuó como cooperadora necesaria— la Fiscalía también pidió 29 años de cárcel.

Lea más en: Niñas las que sufren más violencia sexual en Nicaragua, dicen organizaciones defensoras

La fiscal pidió a la juez Tercero Especializada en Violencia, Henryette Casco, que para imponer las penas contra los acusados, tome en cuenta el nivel de superioridad de ellos para con la niña, que hay un daño psicológico en la víctima y que la menor requiere tratamiento especializado en salud mental.

Por su parte, el abogado Roberto Arévalo, defensor del padrastro de la niña, así como el defensor público Juan Carlos Sequeira, quien asistió a la madre de la víctima, solicitaron a la judicial la pena mínima de 15 años de cárcel para ambos acusados, así como siete años de encierro por explotación sexual.

Lea también: Nicaragua entre países que viven una pandemia de violencia sexual a niñas

Ambas defensas argumentaron sus peticiones con base en que los acusados admitieron los hechos de manea voluntaria y que no poseen antecedentes penales.

El 2 de octubre el sujeto violó a su hijastra en el baño, pero después la víctima le contó a la dueña de la casa los abusos a los que era sometida por su madre y padrastro. La propietaria del local fue quien denunció los hechos en la Policía.