Pesistas ganan tres de plata y seis de bronce, pero ven sus medallas tan valiosas como el oro

Ninfa On Sang, Caratiny Stivenson y Francisco Malespín fueron los medallistas nicaragüenses de las pesas este miércoles en los Juegos Centroamericanos.

Ninfa On Sang hizo un regreso triunfal tras casi 10 años de retiro. En cambio, Caratini Stivenson, de apenas 17 años de edad, está dando sus primeros pasos con éxito, mientras que Francisco Malespín tiene hambre de más en el deporte y la vida, tras convertirse recientemente en padre. Ellos fueron los atletas nicaragüenses ganadores de medallas en el tercer día de competencia de las pesas.

No hubo oro, pero cada uno de ellos tomó su medalla como si fuera la más valiosa, pues es el resultado de largos meses de entrenamiento.

On Sang, originaria de Siuna, peso residente de Managua, ganó dos de plata y una de bronce en la categoría de +90 kilogramos. Stivenson se llevó una de plata y dos de bronce en los 75 kilogramos, y Madrigal acaparó las tres de bronce en la división de los 85 kilogramos.

Lea: Silvia Artola y Judith Mercado ganan oro en las pesas

“Es un gran logro porque pasamos entrenando todo el año y se lo dedico a Dios. Me siento orgullosa por representar  a mi país y ganar dos medallas de plata y batallar por el oro”, apuntó On Sang, quien en su último intento en envión, trató de levantar 97 kilogramos para arrebatarle la presea dorada a la panameña Mariadni Batista, pero no pudo con el peso.

“Son los primeros Juegos Centroamericanos en los que participo. Cuando estaba más joven entrené, pero me retiré porque salí embarazada de mi primer hijo (Diego), pero regresé por la pasión que le tengo a las pesas”, dijo la atleta de 30 años de edad, la más veterana de todas las participantes del torneo de pesas.

Judith Mercado, Caratini Stivenson, Francisco Malespín y Silvia Artola, todos pesistas y ganadores de medallas en los Juegos Centroamericanos Managua 2017. LA PRENSA/GERALD HERNÁNDEZ

Para Stivenson, a pesar de su corta experiencia, sentía que estaba para más.

“Aspiraba al oro. No pude alcanzar las marcas que deseaba y además las rivales estaban bien preparadas”, apuntó Stivenson, quien hacía cálculo con 180 kilogramos en total, que fue precisamente la marca que consiguió la salvadoreña Sandra Hernández para llevarse las tres doradas.

Por su parte, Madrigal destacó en la categoría de los 85 kilogramos al ganar bronce en arranque, envión y total.

“Estoy orgulloso del trabajo duro, esfuerzo, sacrificio y dedicación para ganar estas medallas. No fue fácil, fue un año difícil de lesiones, entrenando con dolor, pero siento que lo mejor está por venir”, apuntó Malespín, de 22 años de edad, incluyendo los últimos cinco sumergido en las pesas.