Decenas buscan un paquete afuera del Banco Central de Nicaragua

Un año más el Banco Central de Nicaragua interrumpió parte de su actividad laboral para entregar paquetes en nombre de la Virgen María, acción que en estas fechas se repite en varias instituciones públicas por la celebración de la Purísima.

Banco Central de Nicaragua

Empleados del Banco Central de Nicaragua entregan paquetes en nombre de la Virgen María. LAPRENSA/R.MONCADA

Un año más el Banco Central de Nicaragua interrumpió parte de su actividad laboral para entregar paquetes en nombre de la Virgen María, acción que en estas fechas se repite en varias instituciones públicas por la celebración de la Purísima.

La actividad estuvo amenizada por un grupo musical que cantó las canciones dedicadas a la Virgen, mientras empleados de la entidad pública entregaron pequeños baldes de plástico con granos básicos, rogando que se guardara el orden al haber paquetes para todos.

Lea además: Demandan pago por trabajar en altares de la Bolívar y maqueta de vieja Managua

Entre ese gentío que se movía como hormiguero estuvo Eugenia Gutiérrez, quien llegó desde el barrio El Riguero por su balde y granos básicos.

“Todos los 5 diciembre el Banco Central regala en nombre de la Virgen María, así que esta mañana agarré un bus y me vine para acá. En efecto me encontré con la repartición”, dijo ´Gutiérrez con tono de contento.

Lea también: Inspiración mariana en la decoración de su altar

Otra que llegó pero de cerca fue Ángela Velásquez, habitante del barrio Ayapal. “Esta vez me traje a mi nieto para ver si me le daban a él también, pero no fue así. Solo a las personas grandes les están dando esta vez”, manifestó Velásquez, quien se marchó del lugar con su balde y llevando de la mano a su nieto, sin ver el altar que elaboraron trabajadores del Banco Central de Nicaragua.

Este año el paquete del Banco Central de Nicaragua fue más surtido

Según Gutiérrez, el paquete que le entregaron el martes estaba más surtido que el de 2016, “tal vez es porque le dieron a los niños el año pasado y esta vez solo a los adultos. El arroz y los frijoles que me salieron los ocuparé para hacer la comida, de verdad que es muy útil”, agregó.

Para evitar darle a más de una vez a la misma persona, este año los empleados del Banco Central decidieron mancharle el dedo a cada una cuando se le entregaba el paquete.

Le puede interesar: Los costosos altares de Rosario Murillo

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: