Textileras de Nicaragua esperan crecer entre 4 y 5 por ciento

Las empresas del sector confección que operan bajo el régimen preferencial de zona franca proyectan cerrar el 2017 con un acumulado de al menos 1,500 millones de dólares en exportación

LA PRENSA /Archivos

Las empresas del sector confección que operan bajo el régimen preferencial de zona franca proyectan cerrar el 2017 con un acumulado de al menos 1,500 millones de dólares en exportación. Ese monto representaría un incremento de entre el 4 y 5 por ciento con respecto a las ventas del año pasado.

Además, el sector de zona franca en general espera cumplir las metas del programa anual de inversiones que para 2017 estableció metas por el orden de cuatrocientos millones de dólares, montos que se mantendrían en el mismo rango durante el 2018, con la ampliación de algunas naves industriales tanto del sector confección como de arneses.

Según cálculos de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de la Confección (Anitec), las empresas que fabrican prendas de vestir aportarán al menos 1,500 millones de dólares a los ingresos totales por exportaciones de zona franca.

Puede leer también: Sector de zona franca de Nicaragua afectado por la crisis en Honduras

Dicho monto se obtendría de la venta de unos seiscientos millones de metros cuadrados equivalentes. “Esto significa que vamos a lograr entre 4 y 5 por ciento de crecimiento con respecto al año pasado, pero puede ser un poquito más”, dijo el director ejecutivo de Anitec, Dean García.

Según las estadísticas del Banco Central de Nicaragua, a septiembre las empresas que laboran bajo el régimen preferencial de zona franca habían exportado 1,971 millones de dólares en productos.
Aunque aclaró que aún no cuenta con los montos exactos, García considera que se avanza de acuerdo con lo establecido en el programa anual de inversiones.

Trump

Optimismo con 2018

Para el 2018 las metas de inversión se mantendrían dentro del mismo rango de este año y comprenderían tanto la instalación de nuevas empresas como la ampliación de otras que ya operan en el país.

“Para el año que viene todavía no hemos definido las cifras exactas del monto de inversión, pero creemos que vamos a andar por los mismos niveles de este año, o posiblemente 450 millones de dólares, porque pensamos que el esfuerzo de atracción de inversiones a Nicaragua está dando sus frutos y esperamos un crecimiento de entre 2 y 3 por ciento en los niveles de inversión el próximo año”, detalló el miércoles García al concluir la reunión semanal del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Lea también: Nicaragua producirá forros para arneses

Dichas inversiones las realizarían unas cuatro empresas del sector confección que invertirían entre 120 millones de dólares y 150 millones de dólares en la ampliación de sus plantas de producción. El incremento en el volumen de producción generaría la creación de entre 1,000 y 1,200 nuevos empleos en el sector textil.

También, la planta de producción de arneses Dräexlmaier, ubicada en Nindirí, Masaya, planea invertir entre setenta millones de dólares y ochenta millones de dólares para incrementar en 20 por ciento su capacidad de producción. Según García, con dicho aumento la planta necesitará contratar unos ochocientos nuevos trabajadores.

El resto del monto lo invertirían otras empresas.

La ampliación de la capacidad de producción de una de las plantas de producción de arneses que funciona en el país se realizaría, pese a que las estadísticas del Banco Central de Nicaragua han reportado que durante todo el año el envío de estos dispositivos electrónicos al mercado internacional se mantiene en negativo.

Arneses en negativo

El último informe de Comercio Exterior, publicado por dicha entidad bancaria, detalla que a septiembre la colocación de arneses en el mercado internacional registró una caída del 13.5 por ciento. Contracción que atribuyó a una merma del 76 por ciento en los envíos al mercado mexicano.

García alegó que aunque no tiene información concreta, este impacto lo estaría sufriendo únicamente la planta japonesa Yazaki, que envía su producción al mercado mexicano y estadounidense, en cambio la alemana Dräexlmaier está enfocada en el mercado europeo no está siendo afectada por la reducción de la demanda de este producto, por tanto, mantiene sus planes de expansión.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: