Güisquiliapa, la comunidad que ya no quiere pertenecer a Jinotepe

Habitantes del barrio Güisquiliapa, Jinotepe, se sienten olvidados por las autoridades municipales y demandan ser atendidos por El Rosario

En esta zona, donde hay más de tres mil habitantes, existe un puesto de salud y cierra a la una de la tarde. Las calles están dañadas, por lo que los pobladores se sienten abandonados. LA PRENSA/M. GARCÍA

Habitantes del barrio Güisquiliapa, jurisdicción de la ciudad de Jinotepe, dicen sentirse olvidados por las autoridades municipales y afirman que recolectarán firmas para ser atendidos por la municipalidad de El Rosario.

La lideresa de ese sector, María Lourdes Vanegas, comentó que casi todas las calles están en mal estado y que la Alcaldía no hace nada para repararlas. Otro de los problemas es la falta de drenaje de aguas grises y pluviales, lo cual contribuye al deterioro de las avenidas.

El cementerio local, afirma Vanegas, está lleno. “En su momento tuvimos un terreno que se había declarado de utilidad pública, estuvo el rótulo donde se construiría el nuevo cementerio, pero no sabemos por qué lo quitaron”, recordó.
Añadió que la falta de luminarias les agobia.

“Los caminos están en mal estado, por ejemplo donde yo vivo era un desastre, pero un señor que siembra trigo de su bolsa saca para arreglar el camino. Aquí todo mundo lava y tira el agua a la calle, porque no hay donde echarla”, expresó.

Sostuvo que ya una parte de la población se reunió con el diputado sandinista Juan Ramón Jiménez para plantearle la situación, pero hasta el momento no han recibido ninguna respuesta. “Vamos a ir sumando firmas y si esto no prospera, estamos dispuestos a ir hasta la Asamblea Nacional”, dijo.

Puede interesarle: Pobladores piden reparar calles de La Paz de Carazo

La gente demanda la construcción de un centro de salud o un hospitalito, porque aseguran que ir hasta el Hospital Regional Santiago o a los otros puestos médicos les queda muy largo y les resulta caro.
Tampoco hay escuela secundaria.

Están en el olvido

La iglesia católica, que queda al costado este del parque, nunca fue remodelada y a pesar de que la Alcaldía mandó a construir otra en la parte trasera del templo, muchos añoran la vieja estructura.

Una de ellas es la señora Juana Tremiño: “Ahí íbamos antes a misa, pero construyeron otra iglesia, ojalá que reparen la vieja, porque es un patrimonio, con tal que aquí se dé un cambio, yo doy mi firma para que el barrio sea mejorado”.

Juan Carlos Canales es otro de los que también está de acuerdo en cambiar de municipio. “Sería bueno, porque aquí no hay apoyo, estamos en el olvido. El parque no sirve y en otros sectores hay juegos bonitos y modernos”, dijo.

Pobladores de la comarca La Trinidad, en Diriamba, también están descontentos con las autoridades porque aseguran que los proyectos ahí no llegan. Sus demandas son similares, pero el agua potable sigue siendo su mayor necesidad, porque son abastecidos cada cuatro días.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: