Ley Nacara no es opción para nicas beneficiarios de TPS

Nacara, aprobada por el Congreso de Estados Unidos, benefició a miles de nicaragüenses que huyeron del país en la década de los 80 y 90, también dio alivio a ciudadanos de El Salvador, Guatemala y Cuba, así como a inmigrantes del bloque de la extinta Unión Soviética.

tps, migración, nicaragua

Países centroamericanos quedaron fuera del TPS luego que el gobierno de Estados Unidos considerara que ya no se encuentran bajo amenaza. LA PRENSA/J.FLORES

La Ley de Ajuste para nicaragüenses y Alivio para Centroamérica (Nacara), aprobada para refugiados en 1997, podría ser la salvación para algunos inmigrantes centroamericanos que poseen Estatus de Protección Temporal (TPS), pero no para los nicaragüenses a quienes el Gobierno de Estados Unidos después de dos décadas les canceló el TPS, un beneficio que concluirá en enero del 2019.

Nacara, aprobada por el Congreso de Estados Unidos, benefició a miles de nicaragüenses que huyeron del país en la década de los 80 y 90, también dio alivio a ciudadanos de El Salvador, Guatemala y Cuba, así como a inmigrantes del bloque de la extinta Unión Soviética.

La abogada especialista en Inmigración, Diana Albite, explicó que la Ley Nacara ya no está en vigor para nicaragüenses y cubanos, pero sí para algunos salvadoreños y guatemaltecos, y aplica en ciertas circunstancias.
“La sección 202 de la Ley Nacara, que aplicaba a nicaragüenses y cubanos, tenía como fecha límite hasta marzo del 2000. Pero la sección 203 de Nacara aplica a personas de Guatemala y El Salvador, tiene otros requisitos y no tiene fecha de vencimiento”, explicó la experta.

Nacara es opción para otros centroamericanos

Albite mencionó que, en el caso de los salvadoreños la Ley Nacara, cubriría a los que entraron a Estados Unidos antes del 19 de septiembre de 1990, y se hayan registrado para los beneficios conocidos como “ABC”; o se hayan inscrito para el TPS, o bien hayan solicitado asilo antes del 16 de febrero de 1996, y que no hayan sido arrestado al entrar al país. Además, cubre a cualquier guatemalteco o salvadoreño que haya presentado una solicitud de asilo antes del 1 de abril de 1990 y que no recibió una decisión final de su caso, entre otros requisitos.

La Nacara podría ser una alternativa para que algunos salvadoreños legalicen su estatus migratorio, si el presidente Donald Trump decide ponerle fin al TPS a inmigrantes de ese país, cuyo término vence en enero del 2018.

Recomendó a los inmigrantes que es importante consultar la opinión de un experto: “La gente está muy desesperada. No escuchen a zutanito o menganito con recomendaciones porque cada caso es diferente, mi consejo es acudir a un abogado para que analice la situación, porque caso es diferente”.

Familiares pueden reclamarlos

Unos cinco mil nicaragüenses quedan en el limbo con la suspensión del TPS. Albite dijo que hay esperanzas para los inmigrantes afectados con la suspensión del TPS, una de esas opciones es que tengan familiares inmediatos (esposos ciudadanos estadounidenses, o hijos mayores de 21 años, nacidos en Estados Unidos) que los puedan reclamar ante Inmigración.

Los salvadoreños y hondureños están a la espera del anuncio final de la Casa Blanca sobre el TPS. Organizaciones hondureñas y el gobierno de ese país continúan gestionando en Washington la extensión del TPS, que vence en julio del 2018.