Madre del migrante camerunés teme por su vida y responsabiliza a Gobernación, si algo le pasa

Mary Frinwie caminó acompañada de un oficial del Migob, y para hablar tuvo que hacer entrar de forma apresurada al equipo de LA PRENSA y enllavar la puerta

madre camerunesa

Mary Frinwie Atanga Azehfor, la madre del migrante camerunés asesinado por militares. LA PRENSA/WILMER LÓPEZ

La camerunesa Atanga Mary Frinwie, quien intenta llevarse el cuerpo de su hijo, quien resultó muerto en un intercambio de disparos de traficantes con el Ejército y la Policía de Nicaragua, teme que algo malo le suceda y desde ya responsabiliza a las autoridades del país.

Frinwie brindó declaraciones a LA PRENSA, luego que se viera obligada a inventar una excusa para que las autoridades del Ministerio de Gobernación (Migob), que la vigilan en el hotel donde se hospeda, le permitieran moverse de un cuarto a su propia habitación.

Mary Frinwie caminó acompañada de un oficial del Migob, y para hablar tuvo que hacer entrar de forma apresurada al equipo de LA PRENSA y enllavar la puerta, mientras el oficial le decía que su acción no era correcta.

Le puede interesar: Muere un migrante camerunés en un enfrentamiento con el Ejército en Rivas

La madre del joven migrante Mbang Atanga Azehfor, de 23 años, muerto a balazos, aseguró que las autoridades no quieren que vayan a ningún lado (ella está acompañada de Tchamani Joseph Magloire). “Si nos movemos solos nos pueden matar, ustedes son los que nos pueden matar (les dijo a las autoridades). Ya me dijeron que podrían hacer lo que quisieran conmigo y por eso lo he dicho a los medios, y lo he puesto en Facebook, que si algo me pasa responsabilizo a los oficiales del Gobierno de Nicaragua”, expresó.

Asimismo, aseguró que las autoridades dijeron que ellos la protegen, pero que no te dejen salir no es una protección, es un abuso, sostuvo. “Estamos como rehenes en este hotel”, expresó.

Investigan su caso

La camerunesa sostiene que no confía en las autoridades porque ellos la están investigando, pero no entiende por qué. “¿Quieren protegerme de qué? Si nadie sabe que estoy aquí. ¿Por qué me están protegiendo? ¿Por qué no quieren que hable? Voy a hablar y hablar (…)”.

Atanga Mary Frinwie aseguró que las autoridades eran “hipócritas” y que les tiene miedo. A la vez, expresó que no la dejan salir ni siquiera para buscar comida o buscar un hotel más barato.
Frinwie dijo que a su acompañante Tchamani Joseph Magloire las autoridades le quitaron su teléfono celular y no los dejan comunicarse.

“No era criminal”

Mbang Atanga, de 23 años, murió el 29 de septiembre en el puente Las Lajas, carretera a la ciudad de Rivas, en un intercambio de disparos entre supuestos delincuentes y una patrulla de militares y policías.

En su momento el Ejército de Nicaragua refirió: “En esta situación (el intercambio) resultó fallecido Mbang Atanga Azehfor, migrante originario de Camerún (y) detenidos tres traficantes de personas. (…) Se ocupó vehículo Toyota Corolla, placa M 266845, dándose a la fuga otro, y se retuvieron 11 migrantes de origen africano”.

Lea además: Ejército afirma que entregó a la Policía los cadáveres de masacrados

Hasta el momento, Frinwie explicó que las autoridades nicaragüenses adujeron que el conductor era un traficante (del vehículo en el que viajaba su hijo), pero ella aseguró que “yo les dije que no, que mi hijo no es ningún traficante”.

“Quizá el conductor era traficante”, expresó, “pero si querían agarrarlo, que dispararan a la llanta y agarran al conductor”. “Si ven el carro, tiraron (dispararon) y había gente dentro, esa no es la forma; somos seres humanos no animales”, sostuvo.

Hasta el momento, no tiene una respuesta clara sobre los hechos en los que perdió la vida su hijo. No obstante, Frinwie quiere llevarse el cuerpo de su vástago, y para eso necesita de ocho mil a nueve mil dólares, que debe pagar, para retirar el cuerpo y regresar a Camerún. Espera tener el monto entre este lunes y martes.

“Dicen (las autoridades) que no saben quién disparó, que había un carro atrás… les dije que no. Si quieren saber quién mató a mi hijo, saquen la bala de su cuerpo y sabrán quién mató a mi hijo. Simple”, dijo.

También expresó que les consultó cuánto tiempo llevaba muerto. “Yo les dije que tengo el video, que tengo todas las pruebas, las entrevistas (…) tienen a todos los testigos, todos los videos, antes de que comenzaron a disparar, lo tenemos”. Sin embargo, las pruebas legales no las tiene consigo en Nicaragua.

Migob no responde

El personal del Migob que está vigilando a la madre africana y su acompañante no brindó ningún tipo de declaración sobre la situación de los cameruneses, pero uno de ellos se dedicó a grabar. Esta persona se identifica como Julián Torres, funcionario del Migob, dijo el sábado pasado que “Nicaragua es libre y soberana, y decide sobre los nacionales y los extranjeros cómo y dónde se pueden mover”.

Abuso de derechos humanos

Para Marcos Carmona, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), lo que está pasando con la ciudadana camerunesa Atanga Mary Frinwie es parte del deterioro en materia de derechos humanos que existe en Nicaragua. Además revela la falta de voluntad del Gobierno en turno de respetar y proteger los derechos de los migrantes que pasan por Nicaragua.

Lea también:  Madre de migrante camerunés reclama al Gobierno de Nicaragua el cuerpo de su hijo

“Esa es una medida represiva contra una ciudadana que está reclamando los restos de su hijo. En vez de abrirle las puertas, explicarle las circunstancias de muerte de su hijo y entregarle el cuerpo.

Contrario a esto, la están hostigando para que no reclame. Instamos al Gobierno que deje esa postura desacertada y dé respuesta a la ciudadana africana”, enfatizó Carmona. A la vez, lamentó que mueran tantos migrantes ilegales en el paso por Nicaragua y el Gobierno no haga nada y tampoco investigue las circunstancias de muertes.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: