Manejo no medicado de la presión arterial en obesidad central

María Luz André expresa que se ha centrado en estudiar tres tipos de dieta que han demostrado tener efectos positivos sobre la presión arterial: Dieta DASH, Dieta Mediterránea y Dieta vegana/vegetariana

LA PRENSA/THINKSTOCK

“La tensión arterial (TA) crónicamente elevada aumenta el riesgo de enfermedad coronaria, de accidente cerebrovascular, de enfermedad renal y de muerte de origen cardiovascular”, dice la doctora María Luz André, de Tulipanes Spa.

Agrega que el tratamiento farmacológico es eficaz para disminuir las cifras de TA y la morbimortalidad cardiovascular y renal, pero no está exento de efectos adversos, requiere supervisión médica y su uso incrementa el coste sanitario.

Por esa razón, existe evidencia científica disponible en relación con los factores etiológicos de la hipertensión arterial esencial que tienen una relación directa con la dieta, “pero queremos dar a conocer los últimos avances no invasivos en Medicina Estética para reducir el perímetro cintura, presente en la obesidad central y la resistencia a la insulina, directamente relacionado con la prevalencia de HTA”, añade.

LA PRENSA/THINKSTOCK

Obesidad y resistencia a la insulina

Se sabe que el aumento de la grasa abdominal se asocia con peores consecuencias metabólicas y se ha relacionado con dislepemias, diabetes mellitus tipo II e HTA.

El mecanismo por el cual el sobrepeso/obesidad de origen abdominal puede aumentar la TA es multifactorial. “Los pacientes obesos presentan una activación del sistema renina-angiotensina-aldosterona, lo cual aumenta la reabsorción de sodio a nivel renal. Esto produce alteraciones hemodinámicas con aumento de la precarga y poscarga cardiacas. Además, en estos pacientes existe un aumento de la resistencia vascular periférica, mediada por disfunción endotelial, y un estímulo del sistema nervioso simpático. Frecuentemente los enfermos con obesidad abdominal presentan resistencia periférica a la insulina e hiperinsulinismo. Este aumento de la insulina incrementa la retención renal de sodio en el túbulo renal proximal”, dice la doctora.

Dieta

María Luz André expresa que se ha centrado en estudiar tres tipos de dieta que han demostrado tener efectos positivos sobre la presión arterial: Dieta DASH, Dieta Mediterránea y Dieta vegana/vegetariana.

Las tres comparten una disminución del Na en la dieta, un aumento del potasio, magnesio y calcio, a través de un incremento en la ingesta de fruta, verdura, lácteos descremados y reducción de la ingesta de sal.

Obtener abundante cantidad de estos minerales y comer menos grasas no saludables y alimentos procesados le ayudará a bajar la presión arterial.

Terapias de medicina estética que reducen grasa abdominal

La tendencia y evolución de la Medicina Estética para luchar contra la adiposidad localizada es a tratamientos nada o mínimamente  invasivos, frente a otros que generan riesgos inherentes a la cirugía (anestesia, posibles infecciones etc.), como la liposucción donde es necesaria hospitalización y tiempo prolongado de recuperación posoperatoria.

Cavitación Ultrasónica

Los avances tecnológicos han hecho posible el uso de ultrasonidos de baja frecuencia para la reducción de grasa localizada en el área abdominal entre otras áreas.

La técnica de ultrasonido de baja frecuencia utiliza las ondas de ultrasonido para enviarlas a través de la piel y penetrar directamente en el tejido adiposo. Al entrar en el tejido graso, lo rompe en pedazos pequeños que causan microburbujas que convierten la grasa en una sustancia líquida (este fenómeno se conoce como cavitación). El líquido es entonces fácilmente expulsado fuera del cuerpo mediante el sistema linfático y urinario.

Mesoterapia Intradérmica

La mesoterapia homeopática consiste en la inyección intradérmica del producto en la zona afectada, con la función de disolver la grasa acumulada, provocando una reducción del volumen.

En el caso de la obesidad central, el número de sesiones depende del grado de obesidad. Se ha de ser constante en la realización de las sesiones, revisar los hábitos alimenticios, practicar ejercicio y beber al menos 16 vasos de agua al día.

Conclusiones

Independientemente de la dieta utilizada se debe consumir fruta, verdura, lácteos desnatados y poca sal de forma habitual. Este tipo de dietas pueden prevenir el inicio de la HTA, mejorar las cifras de TA en pacientes hipertensos y potenciar el efecto de los fármacos hipotensores.

“Los suplementos para bajar de peso y técnicas de masaje terapéutico para combatir el estrés, combinados con técnicas no invasivas de la Medicina Estética como cavitación ultrasónica y mesoterapia intradérmica reducen las cifras de PA”, finaliza la doctora.