Incendios en el sur de California arrasan más de 1,000 casas y edificios

Las autoridades consideran que estos últimos fuegos podrían tener ya un coste económico de más de 48 millones de dólares para el sur de California

California

Bomberos tratan de reducir las llamas en el condado de Napa, donde se registraron tres grandes incendios esta madrugada, y varios de menor envergadura provocados por los fuertes vientos. LAPRENSA/AFP

Los incendios del sur de California, Estados  Unidos, que han calcinado más de 1,000 casas y edificios, siguen activos más de una semana después. Mientras 6,500 bomberos intentan contener el fuego «Thomas» que ha arrasado unas 95,000 hectáreas en los condados de Santa Bárbara y Ventura.

«Thomas» es el quinto incendio forestal más grande de la historia de California. Los bomberos intentaban proteger las viviendas en las estribaciones al noroeste de Los Ángeles, avanzando en las zonas residenciales mientras el viento se extendía principalmente por bosques despoblados.

Le puede interesar: Donald Trump declara estado de emergencia en California debido a los incendios

Ese fuego, contenido ahora en un 20 por ciento pero que ha destruido casi 800 edificios y dañado otros 200 desde que comenzó el 4 de diciembre, amenaza aún a otras 18,000 estructuras en la zona, debido a la intensidad de los vientos de Santa Ana, que no amainarán al menos hasta el miércoles.

De hecho, el Servicio Nacional de Meteorología ha impuesto una alerta de «bandera roja» para los condados de Los Ángeles y Ventura, por el peligro actual de que se extiendan los fuegos.

«El terreno es muy escarpado», dijo Tim Chavez, analista del Departamento de Ciencias Forestales de California, al diario Los Angeles Times.

Lea también: 27,000 personas evacuadas por un incendio en California

El fuego sigue propagándose y amenazando la localidad californiana, según el Departamento de Bomberos del condado de Ventura. LA PRENSA/EFE

«Buena parte del éxito de los bomberos depende de estar en el lugar adecuado cuando el fuego no avanza durante un par de días y así atajarlo. Pero este incendio no ha hecho eso, se mueve hacia todas partes», agregó.

Los vientos, de hasta 65 kilómetros por hora, continúan arrastrando las llamas hacia la costa y la zona norte, por lo que podría incluso alcanzar la ciudad de Santa Bárbara.

En los alrededores de esa zona, hasta 85.000 viviendas se han quedado sin servicio eléctrico, indicó la compañía eléctrica Southern California Edison.

Las condiciones meteorológicas tampoco ayudan a la labor de los bomberos debido a la escasa humedad y las altas temperaturas, además de la escasa visibilidad provocada por las cenizas.

Lea también: Donald Trump ordena la mayor reducción de reservas naturales en Estados Unidos

Esa situación deja en peligro a comunidades como Carpinteria, Summerland y Montecito, entre otras, donde se están llevando a cabo evacuaciones, confirmó la agencia estatal californiana de protección contra incendios, Cal Fire.

Mike Eliason, del cuerpo de bomberos del condado de Santa Bárbara, consideró que las llamas podrían continuar al menos durante las dos próximas semanas a pesar de los esfuerzos de los equipos de emergencias, trabajando en turnos de 24 y hasta 36 horas.

El incendio, que ha dejado más de 100.000 personas evacuadas, es ya uno de los cinco mayores de la historia reciente del estado.

Las autoridades continúan monitoreando las llamas en la región vinícola de Napa, ya que múltiples fuegos eólicos siguen azotando la región. LAPRENSA/AFP

Hay seis fuegos en activo en el sur de California y en su totalidad, la superficie quemada es mayor que la de las ciudades de Nueva York y Boston combinadas.

Lea además:  Dos muertos y decenas de heridos durante protestas en Cisjordania, Gaza y Jerusalén

En Ventura se ha producido hasta ahora la única muerte confirmada por los fuegos, la de una mujer de 70 años, originaria de la localidad de Santa Paula y que, cuando trataba de escapar, sufrió un accidente en el auto en el que viajaba, lo que le provocó graves heridas y le hizo inhalar gran cantidad de humo.

Este está siendo el peor año de incendios forestales desde que se tiene registro en California, debido especialmente a los 250 grandes fuegos registrados en octubre en varios condados del norte del estado y que asolaron buena parte de las reconocidas regiones vitivinícolas de Napa y Sonoma.

Las autoridades consideran que estos últimos fuegos podrían tener ya un coste económico de más de 48 millones de dólares para el sur de California, donde numerosos cultivos de cítricos han sido reducidos a cenizas, según los cálculos preliminares.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró el viernes el estado de emergencia para California, lo que permite el envío de asistencia federal.