Fe y Alegría lanzan campaña para atender necesidades de su red de escuelas

Fe y Alegría busca donantes para sus 22 colegios, ya que el gobierno solo paga la planilla y los empresarios no aportan

Fe y Alegría

Los directivos de Fe y Alegría presentaron su campaña de recaudación para sus 22 colegios. LA PRENSA/I.MUNGUÍA

Reunir los recursos necesarios para mejorar los techos, construir muros, drenaje pluvial, colocar cielos falsos y baterías sanitarias en las escuelas de Fe y Alegría en Nicaragua, es el objetivo de la campaña, El Club de los 1000, que inició este martes la institución.

La estrategia se originó debido a que el Gobierno sólo contribuye con el pago de la planilla a los docentes de estos colegios subvencionados, y  la empresa privada no ha brindado ningún aporte a estos colegios de formación técnica.

Según el presidente de la junta directiva de Fe y Alegría, Julio Flores Coca, la campaña de recaudación surgió ante las múltiples necesidades que hay en los colegios. Es por tal motivo que establecieron una alianza con una financiera local, dicha entidad se encargará de buscar mil personas interesadas en donar pequeñas cantidades de dinero para el mantenimiento de las escuelas.

Lea además: Fe y Alegría advierte que los padres deben participar en la educación de sus hijos

“Nosotros somos de los que creemos que el desarrollo económico del país pasa por tener personas con buena educación. Muchos economistas dicen que Nicaragua necesita crecer al ocho por ciento (anual). Pues bien, la educación es fundamental para elevar la productividad. La productividad se eleva a través de personas que tengan conocimientos técnicos”, dijo Flores.

Por su parte, el director general de Fe y Alegría, Everardo Víctor, indicó que en esta campaña están apelando a los trabajadores, ya que en múltiples ocasiones acudieron a las grandes empresas del país pero “hasta el sol de hoy” no han respondido.

“Yo me pasé hace dos años entre desayunos empresariales, tomando el cafecito y una comidita que te dan, pero ahí nos quedamos. Hubo muy buenas intenciones (suyas) y yo planteando el tema educativo que es mi responsabilidad, pero después de esos desayunos no ha surgido ninguna iniciativa. Vinieron varios empresarios y me acerqué y les di seguimiento a cada uno de ellos, pero hasta el sol de hoy no quedamos en nada”, manifestó Víctor.

Le puede interesar: 35% de alumnos sufre discriminación por pensar diferente, dice encuesta de Fe y Alegría

Por otro lado, Fe y Alegría es una institución que está formando al personal técnico del país en concordancia con los intereses del Gobierno y la empresa privada, pero todos los gastos de los estudiantes están siendo financiados por la cooperación externa.

“Ellos (los empresarios) apuestan por la educación técnica y dicen que hay que formar a los técnicos, pero en las escuelas de Fe y Alegría para la formación de los técnicos nosotros tenemos que pagar todo. Desde las certificaciones de nuestros estudiantes, los materiales, tenemos que buscar fondos de otros lados”, señaló el director de la institución.

Mientras tanto, la contribución que hace la empresa privada a la educación se limita al aporte patronal del dos por ciento para el Instituto Nacional Tecnológico y sus programas sociales.

El Club de los 1000

L a campaña de recaudación consiste en que los miembros del club donen cada mes pequeñas cantidades de dinero durante el tiempo que lo deseen. Los donantes pueden autorizar deducciones en su pago mensual o hacer aportes directos en Fe y Alegría. Con el dinero que se logre recaudar los directivos de la institución esperan financiar parte de su presupuesto anual.

Lea además: Sistema educativo nicaragüense necesita una transformación

Actualmente, Fe y Alegría beneficia a 50,700 personas en todo el país, 11,600 son niños y adolescentes en las diferentes modalidades de educación en 22 colegios y 39,000 personas son beneficiarios directos de los programas de capacitación.

«Hubo muy buenas intenciones… pero después de esos desayunos, no ha surgido ninguna iniciativa. Vinieron varios empresarios, pero hasta el sol de hoy, no quedamos en nada”. Everardo Víctor, Fe y Alegría

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: