Ocho boxeadores a la final, Ángel Jarquín y Lester Espino se roban los aplausos del público

Si hay un muchacho que el oro le valdrá como tal es a Ángel Jarquín. Ayer el joven de 20 años le dio otra mordida a la realidad opaca del boxeo amateur de la actualidad para conseguir su segunda victoria consecutiva y meterse en la final de los 56 kilogramos.

Lester Espino (rojo) castiga fuertemente al panameño Melvis de León en la pelea más electrizante de la tarde. LAPRENSA/CARLOS VALLE

Si hay un muchacho que el oro le valdrá como tal es a Ángel Jarquín. Ayer el joven de 20 años le dio otra mordida a la realidad opaca del boxeo amateur de la actualidad para conseguir su segunda victoria consecutiva y meterse en la final de los 56 kilogramos. Su rival, ayer en las semifinales, fue el hondureño Jorge Medida, que subió al cuadrilátero con valentía, pero necesitaba más talento para despojar al nica del sueño dorado.

Jarquín marcó la pauta desde el primer campanazo. Conectó bien al rostro, dosificó sus energías y se paseó sobre el ring castigando sin misericordia al catracho. En el segundo asalto Medida recibió un conteo por las fuertes combinaciones recibidas y en el tercero un conteo más y el réferi decretó que lo mejor era detener la reyerta.

Ángel Jarquín (azul) y Jorge Medina. LAPRENSA/CARLOS VALLE

Después de una primera pelea dramática de Jarquín ante el favorito de guatemala Juan Reyes, este combate de semifinal para el nica fue como un entremés para lo que le depara el domingo contra el salvadoreño Cristian Jiménez, quien noqueó al panameño Leonel Gutiérrez.

Espino dejó el alma

El boxeador originario de Tipitapa, Lester Espino se enfrascó en una batalla de poder ante el panameño Melvis de León por el boleto a la final de los 75 kilogramos. Fue una pelea electrizante. El nicaragüense disparó la primera bala, golpeó sin pausa al canalero en el primer asalto. Soltó sus brazos en volados siendo la izquierda la más destructiva, hizo tambalear al rival al punto que le provocó un conteo y sin dudas, se adjudicó el primer asalto con mucha superioridad.

Todos en el Gimnasio Nicarao pensaron que el segundo round sería el de la adjudicación del nocaut. Sin embargo, el panameño dejó al público con la boca abierta. Él fue quien salió a buscar el choque nuevamente, pero con más determinación y aprovechando el cansancio de Espino, el canalero encontró oxígeno desde sus entrañas y castigó brutalmente al nicaragüense que a pesar de responderle perdió claramente ese episodio vibrante.

En el tercer asalto el combate se definió por dos izquierdas del nicaragüense que retorcieron la cabeza del panameño contra las cuerdas. De León, cansado, golpeado y sin fuerzas ripostó y colocó en la misma situación de agotamiento al nuestro. Al final sonó la campana y la esquina del pinolero se había llevado la victoria por decisión dividida. Una ligera ventaja hizo la diferencia y le dio el chance a Espino de disputar el oro ante el guatemalteco Lester Martínez.
Por otro lado, en un fallo controversial, Gerardo Zapata (49 kg) perdió frente el tico Robinsón Rodríguez por decisión dividida.

Ocho nicas disputarán el oro

Aunque el resultado no fue favorable para los nicaragüenses que buscaban su pase ala final, debido a que de 12 combates se consiguieron solamente cinco victorias, el equipo nacional logró meter a ocho boxeadores en la disputa del oro, cuatro de ellos sembrados sin lanzar un solo golpe.

Darwin Martínez (52 kg) se enfrentará al tico David Rodríguez, Ángel Jarquín (56 kg) chocará frente a Cristian Jiménez de El Salvador, Nelson Díaz (60 kg) vs. Jonathan Miniel de Panamá, Lester Espino (75 kg) vs. Lester Martínez de Guatemala,Jeffrey González (91 kg) vs. Anthony Solano de Costa Rica, Dirk Wells vs. Carlos Moreno de Panamá, Elki Chacón (57 kg) vs. Yuliana Torres de Panamá y Scarleth Ojeda (60 kg) contra la panameña Elisa Williams.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: