Zona de Strikes: Las muchachas del futbol, son guerreras de oro

Aunque terminaron con la medalla de plata, las guerreras de la Selección Nacional de Futbol, hicieron un esfuerzo de oro y se ganaron el respeto de todos

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

Un día después de haber protagonizado una fragorosa batalla que se extendió más allá de sus límites habituales, las guerreras de la Selección Nacional de Futbol Femenino, continuaban con los dientes apretados, el pecho erguido y agitado el corazón.

Aunque algunas terminaron el partido ante Costa Rica tumbadas en el piso y lamentando una mala jugada del destino, estaban de cara a las estrellas, conscientes de su entrega total y de haber defendido hasta el último instante la bandera que orgullosas representaron.

Lo de estas muchachas es admirable. Se han sobrepuesto a mil dificultades, incluyendo un tratamiento por debajo de lo que merecen. Siempre encuentran razones para motivarse y salir al campo con determinación, por encima incluso, de la invisibilidad mediática y de la pobre recompensa.

No fue una batalla sencilla ante las costarricenses. Después de los primeros 15 minutos, las nicas no le encontraban la vuelta al partido. Pero aprovecharon el poco espacio ofrecido para hilvanar la jugada que les llevó al primer gol a través de Kessley Pérez para el 1-0.

Y cuando la hazaña de superar a las ticas, campeonas de la región y que además nos habían goleado 3-0, comenzaba a adquirir un carácter realista, vino la jugada ingenua de Josseling Berríos, quien terminó expulsada al minuto 33 y Nicaragua quedó en desventaja.

Pero la adversidad no hizo otra cosa que sacar toda la casta de quienes continuaron en el campo y salvo el inconveniente que generó el penalti para el empate tico 1-1 en la recta final del primer tiempo, las nicas pelearon de tú a tú contra sus rivales, llegando a los penales.

El cansancio, la presión y la buena lectura de la arquera tica, Dinnia Díaz privó a las nicas de la medalla de oro, pero nada pudo evitar que estas muchachas hayan entrado profundo en el sentimiento popular, mientras conquistan la admiración y el respeto de todos.

Aunque terminaron con una medalla de plata al cuello, todos nos percatamos que hicieron un esfuerzo de oro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: