Zona de Strikes: Los retos siguen después de los Juegos Centroamericanos

Los Juegos Centroamericanos han pasado, pero al deporte nicaragüense le quedan muchos retos por cumplir para conseguir un salto importante

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

¿Hay razones para celebrar tras los Juegos Centroamericanos? ¡Claro que sí! Primero, se hicieron, y eso fue un golpe a nuestros escepticismo y al sentido lastimero con el que solemos vernos.

Hemos pasado años dudando sobre si se harían o no, y que las instalaciones no estarían listas. Y todo eso no pasa porque no nos creemos capaces de realizar proyectos de gran magnitud.

Pero al final, los Juegos nos dejaron unas instalaciones de primer nivel. Se mejoró el récord de medallas obtenidas (de 147 a 216) y generaron entusiasmo en todos los escenarios donde hubo competencias.

La valoración de atletas y dirigentes que vinieron a los Juegos, fue positiva sobre las instalaciones, el trato que se les dio y las condiciones que encontraron por donde se movieron en Nicaragua.

Los visitantes se pudieron mover con mucha libertad y sin temor, aseguraron. Todo eso ayuda en el concepto de marca país y en la pretensión de posicionarnos como un destino turístico.

Sin embargo hay también detalles que deben mejorarse para el futuro, porque los Juegos son a la vez una vitrina. Nos mostraron tal como somos. Fueron una especie de auditoría para todas los deportes y varios de ellos no terminaron bien parados.

Ciertamente, el tratar de incorporar la disciplina del sambo en el medallero fue el “foul” más grande de los Juegos. Eso afectó su imagen y no era necesario intentar esa maniobra.

Faltó fluidez en la información sobre los resultados y en otros casos, como en el ciclismo, no hubo comunicación y las calles cerradas nos introdujeron a todos en un laberinto innecesario.

No obstante, estos Juegos pasan a la historia como un éxito. Se hicieron bien. Los atletas se esforzaron, los organizadores se empeñaron y los fanáticos disfrutaron cada medalla, incluida la del beisbol, una presea que era necesaria.

Ahora queda aplicar correcciones en deportes que volaron bajo, como el atletismo y la natación, que antes aportaban mucho al medallero; se necesita evaluar a dirigentes de varias disciplinas y sobre todo, nos toca cuidar las instalaciones que tenemos.

 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: