Madre camerunesa es acusada ocho días después de ser detenida por la Policía Nacional

Con este caso se habría violentado la Constitución Política, pues Atanga junto con su acompañante Maglorie estuvo detenida arbitrariamente ocho días

Los cameruneses Mary Frinwie Atanga Azehfor y su acompañante Tchamani Joseph Maglorie llevan cuatro días de detención ilegal en El Chipote. LA PRENSA/WILMER LÓPEZ

Mary Frinwie Atanga Azehfor, madre del migrante camerunés Mbang Atanga Azehfor, que fue abatido a tiros por el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional el pasado 29 de septiembre de 2017, en el puente Las Lajas, en Rivas, fue formalmente acusada por el Estado de Nicaragua, junto con su acompañante Tchamani Joseph Maglorie, por el delito de tráfico de migrantes.

Atanga llegó al país el pasado 4 de diciembre con el objetivo de pedir el cadáver de su hijo Mbang Atanga Azehfor.

Con este caso se habría violentado la Constitución Política, pues Atanga junto con su acompañante Maglorie estuvo detenida arbitrariamente ocho días, desde el pasado 12 de diciembre, cuando la Policía Nacional anunció que estaba bajo investigación. Sin embargo, fue hasta este 20 de diciembre que se supo que se realizaría la audiencia preliminar en su contra, en el Juzgado Sexto de Distrito Penal de Audiencias de Managua.

Lea además: Acusan formalmente a madre camerunesa que vino a buscar el cadáver de su hijo a Nicaragua

Gonzalo Carrión, director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), explicó que en este caso hubo una violación al artículo 33 de la Constitución Política, pues las acusaciones se deben presentar 48 horas después de la detención de la persona, pero ella desde el 10 de diciembre se mantuvo privada de libertad en El Chipote.

Carrión señala otras violaciones, como el hecho que Atanga mostraba preocupación porque no le habían permitido comunicarse con su familia en su país de origen. También se desconoce si tuvo un intérprete que le permitiera comunicarse, pero además, se evidenció un trato discriminatorio.

Lea También: Policía Nacional confirma que tiene retenida a madre de migrante camerunés.

“No hay credibilidad en la institución, porque la historia la han venido cambiando; en la acusación al joven de 23 años (Mbang) lo ponen como víctima del fuego cruzado y está en la historia de la acusación, que él viene pasando con los que llamamos coyotes desde Costa Rica, y ahí lo mencionan como la persona que tuvo la desgracia de morir. Pero después que la mamá habla, aparece que su hijo también era miembro de una banda de traficantes. Todo cambió”, dijo Gonzalo.

Juntas causas

Esta acusación en contra de ambos cameruneses fue incorporada al proceso que se sigue en contra de los nicaragüenses Bayron José Jarquín López, Yasser Eduardo García López y Kiver Martínez Sánchez, acusados por tráfico de migrantes, crimen organizado y homicidio frustrado.

Aunque el incidente se dio en Rivas, LA PRENSA confirmó que los expedientes fueron trasladados al Juzgado Sexto de Distrito Penal de Audiencias de Managua, por supuesta acumulación de causas, por lo que el proceso se llevará a cabo en la capital.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: