«Chocorroncito» Buitrago se marcha a Japón en 107.4 libras y dice que es un milagro

“Le pedí a Dios un milagro, 112 libras no era el peso en que me quería ir a Japón, sino en 110", dijo el retador a la corona mínima de la FIB.

Así lucía físicamente Carlos «Chocorroncito» Buitrago después de marcar 107.4 libras este lunes. LA PRENSA/ Cortesía

El diccionario de la Real Academia Española dice de la palabra milagro que es un “hecho no explicable por las leyes naturales, por lo tanto se atribuye a una intervención divina”.

Precisamente eso es lo que siente el boxeador Carlos “Chocorroncito” Buitrago que sucedió con él en pocos más de doce horas, cuando sin tirar un solo golpe, en estado de reposo, disminuyó de 112 a 107.4 libras, marchándose a Japón el mediodía de este domingo con una sonrisa genuina para hacerle frente a su cuarta oportunidad titular ante el japonés Hiroto Kyoguchi el 31 de diciembre, por la corona mínima de la FIB.

Relacionado: Carlos Buitrago: «Estoy pasando los días más difíciles por causa del peso»

Habían sido horas duras para Buitrago. El sábado a las 2 de la tarde estaba en 112 libras y muy preocupado, ya que había entrenado una hora y solo había sudado unas cuantas gotas. Entonces dice que oró y que Dios lo escuchó.

“Le pedí a Dios un milagro, 112 libras no era el peso en que me quería ir a Japón, sino en 110. De las 2 de la tarde a las 6 del sábado, había bajado a 109 libras. A las 8 de la noche me volví a pesar y estaba en 108.5. Luego lo hice a las 10 y marqué 107.5… no me podía dormir, estaba incómodo, a la 1 de la mañana me tomé un vasito de jugo de manzana, me comí la mitad de un banano, y me desperté hoy en 107.4”, relata.

Ciertamente “Chocorroncito” batallaba contra el tiempo, ya que hacer calzar 105 libras en su cuerpo es una empresa para la que no trabajaba desde febrero de 2016, cuando desafió por segunda ocasión al tailandés Knockout CP Freshmart por el título mínimo de la AMB, y a esto se suma el año y dos meses en los que Buitrago se mantuvo en inactividad.

Además: Hiroto Kyoguchi, el boxeador que se hizo rápido campeón y ahora es el rival de Buitrago

“No encuentro otra forma de ver lo que me ha sucedido sino como un milagro. Las últimas libras duelen, uno casi que cae en estado de deshidratación, solo alguien que es boxeador lo puede entender, es muy difícil, pero con esto que pasó me voy contento a Japón”, señaló Buitrago, quien abordó primero en Miami, hizo escala en Dallas y en horas del mediodía de este domingo se dirigió a suelo nipón.

Este martes “Chocorroncito” llega a su destino, tras más de quince horas de viaje, pero con la mentalidad de no caer en los descuidos y trabajará a medio ritmo para bajar a 105 libras y mantenerse en peso.

Confiado

Carlos Buitrago y su apoderado Omar Álvarez esperan traer la corona desde Japón. LA PRENSA/ Bayron Saavedra

Omar Álvarez, apoderado de Carlos “Chocorroncito” Buitrago, tomó un avión con destino a Japón este lunes a las 7 de la noche, para estar presente en los compromisos previos a la batalla titular programada entre las 3 y 4 de la madrugada del 31 de diciembre, hora de Nicaragua.

“Todo el equipo está confiado en que Carlos consiga la corona frente Kyoguchi. Hoy fue una alegría para todos que pesara 107.4 libras a una semana de la pelea. Allá en Japón nos espera un equipo de trabajo, un sicólogo y un traductor, para estar completos y darle a Carlos todo lo que necesita”, señaló Álvarez.

También: Josué, la nueva motivación de «Chocorroncito» para ser campeón

“Vamos a participar en dos conferencias en Japón, es parte de la promoción. Por su parte, Carlos va a realizar el trabajo que indiquen sus entrenadores, esperando en Dios que todo salga a la perfección”, añadió el apoderado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: