Viaja para conocer a su tataranieto y dejarle una carta con sus consejos de vida

La carta la guardó su madre Arlett Rodríguez y su padre Jorge Cesar Zamora, quienes podrá abrirla y leerla el tataranieto, cuando tenga uso de razón y comprenda los consejos y sugerencias para vivir la vida que le escribió con puño y letra su tatarabuelo de 98 años.

tataranieto

José Dolores Zamora Torres, quien cumplirá 100 años en 2020, viajó esta Navidad para entregar una carta y un cuadro con su fotografía, a los padres de su primer tataranieto. LAPRENSA/ Saúl Martínez

Para el nonagenario José Dolores Zamora Torres, uno de los momentos más sentimentales de esta Navidad la constituyó la carta y una fotografía personal encuadrada que entregó a los padres de su tataranieto, el recién nacido Cesar David.

La carta la guardó su madre Arlett Rodríguez y su padre Jorge Cesar Zamora, quienes podrá abrirla y leerla el tataranieto, cuando tenga uso de razón y comprenda los consejos y sugerencias para vivir la vida que le escribió con puño y letra su tatarabuelo de 98 años, para que la guarde como una reliquia.

“Es un privilegio conocer al tataranieto, eso que comencé tarde como padre” añora don José Dolores, que se enorgullece de llevar el nombre de un héroe de la Patria, laboró en la siembra del algodón e hizo negocios en la entrega de provisiones.

Viajó desde Managua temprano del domingo para estar con la familia en el Barrio Guadalupe de Chinandega. En la bolsa de la camisa lleva siempre una libreta y un lapicero para su diario personal.

Lea También: La prole de Doña Tomasa

Declaró que jamás pensó conocer a su primer tataranieto y por eso le escribió la carta que fue guardada celosamente de quien se empecinó en el año 2007 conocer Nueva York, y viajar al Poliedro de Caracas en marzo de 1975, para ver en primera fila la pelea de Alexis Arguello contra Leonel Hernández.

Contó que esa vez hizo el pago de le excursión en la línea aérea La Nica y el combo incluía el asiento en primera fila de la arena.En esa pelea sostenía una bandera de Nicaragua para darle ánimos al campeón de 23 años.

Don José, como el patriarca de la de la familia Zamora, disgregada en varias partes del país, nació en Managua, en una casa de adobe a orillas de la calle Colon el 11 de abril de 1920. Estudió la primaria y posterior se trasladó a la Finca “Los Alpes” de la carretera vieja a León.
Entre los recuerdos de su larga existencia, el terremoto de marzo de 1931. También es sobreviviente del terremoto de diciembre de 1972, en el cual estuvo punto de quedar soterrado.

Dice que uno de los presidentes que le ha llamado la atención es José Santos Zelaya, “Un hombre aguerrido, fiel a sus principios liberales. Cuando el presidente Juan Bautista Sacasa, yo era un muchachón” indicó el capitalino.

Casado con Cristina Rodríguez de Zamora, es padre de diez hijos, el mayor es Cesar Zamora, un técnico mecánico que hizo su vida en Chinandega donde contrajo matrimonio y es el bisabuelo del tataranieto de don José que en plena Navidad tuvo la dicha de conocer y cargarlo

Para tener una  larga vida como Don José

Don José Dolores es de contextura delgada, reveló que el secreto de vivir tanto y saludable se debe a que siempre durmió las 8 horas completas, nunca ha comido más de la cuenta después de cada tiempo, y aunque fumó por varios años, parte del secreto es que no se baña en luna nueva y también si amanece desvelado, tal como le sugirieron sus ancestros.

“El vicio es uno de los peores enemigos del hombre. También la pereza, yo era muy trabajador y era buen bailador de blues, tangos de Carlos Gardel y corridos”, mencionó sonriente don José Dolores Zamora.

Le Puede Interesar: La historia del nicaragüense que tiene 117 años

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: