Matan a cafetalero y a su familia en Río Blanco, Matagalpa

El hombre, su esposa y una sobrina fueron asesinados a garrotazos, mientras otra niña —hija de la pareja— fue estrangulada por personas todavía sin identificar. Aparentemente el móvil fue el robo de aproximadamente 40,000 córdobas

Este es el lugar donde ocurrieron los hechos en la comunidad El Martillo número Uno, en la Reserva Natural Cerro Musún. LA PRENSA/Cortesía de RB Noticias

A garrotazos fueron asesinados un pequeño productor de café, su esposa y una sobrina, mientras otra niña —hija de la pareja— fue estrangulada por personas todavía sin identificar, la madrugada de este viernes 29 de diciembre en el primer sector de la comunidad El Martillo, en la Reserva Natural Cerro Musún, municipio de Río Blanco, Matagalpa.

Aparentemente el móvil fue el robo. Los cuerpos de Juan Valeriano Escoto Garzón, de 42 años; su pareja Adela Guzmán, de 40, y la hija de ambos, Iris Lindsay Escoto Guzmán, de 9 años; además de Judith Escoto Castillo, de 10, sobrina, fueron encontrados a las 6:00 a.m. por un hermano del pequeño productor.

La escena era horrenda. A pocos metros de la casa, bajo un cafeto a la orilla de un arroyito y cerca de una despulpadora de café, las dos niñas yacían inertes, con las manos entrecruzadas sobre el abdomen.

Adentro de la vivienda de madera, cerca de la puerta, estaban los dos adultos muertos, ambos boca abajo. Escoto Garzón, en un charco de sangre, junto a una banca en el piso de tierra.

Un niño de 2 años, hijo de Escoto y Guzmán, sobrevivió al múltiple crimen y fue encontrado adentro de la casa, confirmó una fuente cercana a las averiguaciones que emprendió la Policía en el sitio.

río blanco, asesinato, cafetalero. Matagalpa
El crimen ocurrió en el primer sector de la comunidad El Martillo, Reserva Natural Cerro Musún, en el municipio de Río Blanco, Matagalpa.
LA PRENSA/CORTESÍA

Juan Escoto, padre de Escoto Garzón, contó al canal RB Noticias de Río Blanco que su hijo anduvo el jueves 28 de diciembre en el casco urbano de ese municipio, donde vendió café en pergamino, transacción por la que habría recibido aproximadamente 40,000 córdobas y volvió a su casa en El Martillo cerca de las 5:00 p.m. del mismo día.

Ni el dinero ni la billetera de Escoto Garzón fueron encontrados por los investigadores policiales en la casa.

Lea también: Hallan el cuerpo de un hombre que fue asesinado a machetazos en Jalapa

Además de cultivar café y cacao en menor escala, Escoto Garzón tenía más de una década fungiendo como diácono de la iglesia evangélica Monte Horeb en la comunidad. Acostumbraba a madrugar para dedicarse a sus tareas.

Sin embargo, a las 6:00 a.m. de este viernes, un hermano de Escoto Garzón fue a buscarlo porque a esa hora “era extraño” que no se hubiese levantado. Pero, al llegar encontró los cuatro cadáveres.

Le puede interesar: Supuesto asesino de un ingeniero reconstruye el crimen en Chinandega

Junto al cuerpo de Escoto Garzón había un palo ensangrentado. “Como que fue con un garrote que le dieron en el cerebro”, dijo don Juan, indicando que de la misma forma (a garrotazos) habría sido asesinada su nuera Guzmán.

Cafetaleros inseguros

Joaquín Solórzano Lanzas, presidente de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa, lamentó el crimen contra la familia del pequeño productor Juan Valeriano Escoto Garzón, en Río Blanco, y recordó el reclamo de los caficultores por la inseguridad que enfrentan en la presente cosecha cafetalera.

“Nos hemos sentido inseguros y esto del señor Escoto es una clara expresión de lo que está haciendo la delincuencia, (porque) ya no solo te asaltan, sino que te quitan la vida y los productores hemos querido gestionar con la Policía para que asuma un papel fuerte para el control de la delincuencia”, dijo Solórzano.

Además: La masacre en Waslala, que dejó cuatro muertos, fue por encargo

Agregó que hasta ahora “solo el Ejército ha cumplido con lo que le corresponde, incluyendo la protección al traslado de valores… pero le corresponde a la Policía tomar cartas en el asunto. Últimamente se han agrupado personas que armadas andan asaltando”.

Sin informe policial

El forense Juroj Bartoz, con un equipo del Instituto de Medicina Legal, procedente de Matagalpa, llegó al sitio poco después del mediodía. Su dictamen sería informado a las autoridades policiales.
La Policía, que mantiene su política de censura y bloqueo de información por disposición de la jefatura departamental de esa entidad, no se ha pronunciado oficialmente sobre el caso.