La divertida historia del descubrimiento del gas de la risa

En abril de 1799, un audaz y curioso científico decidió hacer un experimento para descubrir los efectos de los gases en el cuerpo humano... su cuerpo humano

30/12/2017

SCIENCE PHOTO LIBRARY Image caption Humphry Davy, un científico muy temerario a la hora de experimentar.

En abril de 1799, un audaz y curioso científico decidió hacer un experimento para descubrir los efectos de los gases en el cuerpo humano… su cuerpo humano.

Con dos asistentes observándolo, se puso una máscara de seda en la cara y con una boquilla de madera metódicamente se dispuso a inhalar cuatro cuartos imperiales (4,5 litros, aproximadamente) de hidrocarbonato.

Tras el tercer cuarto, colapsó, y -según escribió más tarde en su diario- “parecía que me hundía en la aniquilación y que apenas tenía fuerzas para quitarme la boquilla de mis labios abiertos

Consiguió tambalearse hasta su jardín, donde volvió a caerse con dolor en el pecho. Uno de sus dos asistentes le dio oxígeno y le ayudó a meterse en la cama, donde vomitó entre “intensos dolores”.

Posteriormente, sufrió náuseas y pérdida de memoria.

No sorprende. ‘Hidrocarbonato’ era el nombre que se le daba al monóxido de carbono en el siglo XVIII.

El joven de apenas 20 años de edad tuvo suerte de haber salido vivo de esta experiencia. Pero aun así, una semana después ya estaba otra vez en el laboratorio con la máscara puesta, listo para inhalar gases para ver cómo reaccionaba su cuerpo.

Gracias a esa serie de experimentos increíblemente peligrosos que Davy se aplicó a sí mismo y conocemos hoy los efectos del monóxido de dinitrógeno, mejor conocido como el gas hilarante o gas de la risa.

El contraste con la reacción que le había producido el hidrocarbonato no podía haber sido mayor.

“Este gas me subió el pulso, me hizo bailar por el laboratorio como un loco y ha mantenido mi ánimo resplandeciente desde entonces”, le escribió a un amigo.

Pero, ¿quién era este arriesgado científico?

La era de los gases

"Gas de la risa" de "El aniversario de la diversión literaria" (1836) por Thomas Hood.

“Gas de la risa” de “El aniversario de la diversión literaria” (1836) por Thomas Hood. SCIENCE PHOTO LIBRARY

Cuando estaba haciendo esos experimentos Davy apenas había cumplido los 20 años.

Había nacido en Penzance, un municipio al sudoeste de Inglaterra, y su padre era un carpintero.

Un filántropo de la zona pagó su educación y a los 16 años ya leía sobre los grandes descubrimientos químicos mientras intentaba hacer sus propios experimentos caseros.

En esa época, había mucho interés en los gases recién descubiertos. La idea de que el aire tuviera varios componentes era muy reciente.

El químico francés Antoine Lavoiser y el inglés Joseph Priestly habían descubierto el oxígeno en 1778, el año en el que nació Davy.

Thomas Beddoes, un doctor de Bristol, estaba convencido de que algunos de estos gases guardaban el secreto para curar enfermedades, sobre todo, la tuberculosis.

En cierto modo, tenía sentido. El oxígeno había probado tener un efecto restaurativo y la tuberculosis afectaba los pulmones.

Beddoes fundó un “Instituto Neumático” (pneuma en griego antiguo significa “respiración”) y contrató a Davy, de 19 años, para que lo ayudara.

Tras su aventura con el monóxido de carbono, estaba claro que este gas no iba a resultar una gran medicina.

A primera vista, el monóxido de dinitrógeno debe haber parecido igual de inútil. Se pensaba que era letal y se sabía que explotaba a altas temperaturas. Pero Davy tenía que comprobarlo por sí mismo.

Experimentos de Davy con el gas de la risa.

Sir Humphry Davy (1778-1829) experimentando los efectos eufóricos de inhalar monóxido de dinitrógeno, al que él le dio el nombre de “gas de la risa”. SCIENCE PHOTO LIBRARY

James Watt (conocido por su máquina a vapor) diseñó el equipo que Davy utilizó en un principio para inhalar gas.

Más adelante, usó una caja de gas portable, en la que podía meterse. Estaba sellada con unas telas presionadas y papel pintado y tenía válvulas para introducir y expulsar los gases.

Davy calentó nitrato de amonio, recogió el gas que soltaba en fuelles hidráulicos y lo pasó por agua para purificarlo.

Puso el gas en bolsas verdes de seda engrasadas y luego, sin saber lo que podría ocasionarle, lo inhaló mientras un asistente de laboratorio le tomaba el pulso.

Era temerario a la hora de experimentar pero muy cuidadoso y metódico a la hora de hacer ciencia.

Medía con precisión las cantidades de gas que inhalaba y nunca le daba a ningún paciente algo que hubiera probado antes en sí mismo.

Tras inhalar cuatro cuartos de monóxido de dinitrógeno, Davy dijo haber sentido un hormigueo muy placentero, en especial, en su pecho y extremidades.

“Los objetos a mi alrededor se volvieron resplandecientes y mi oído más agudo”.

“Inhalaciones celestiales”

Esto le sorprendió. Tal vez el monóxido de dinitrógeno podía ser la cura de algún mal.

Sometió el gas a experimentos rigurosos ejecutados a ciegas.

Le pidió a pacientes de la clínica Beddoes que lo inhalaran pero no les dijo la cantidad ni si se trataba sólo de aire.

Caricatura

Y, tratándose de un gas de la risa, no extraña que inspirara caricaturas, como esta que va acompañada de la frase “Haciendo la vida fácil”.

Registró sus pulsaciones, espasmos musculares, rubores y cualquier histeria o confusión. Algunos lo encontraron muy agradable.

Una mujer tuvo una reacción muy fuerte.

“Comenzó a sollozar de forma muy violenta, luego alternó llantos con risas… Continuó en este estado histérico durante casi dos minutos. Sus movimientos musculares eran extrañamente violentos”.

Pero Davy no sólo sometió el gas a una investigación científica meticulosa. No hay que olvidar que apenas tenía 20 años.

Al descubrir los efectos estimulantes del monóxido de dinitrógeno, invitó a sus amigos a probarlo.

Anna Beddoes, la joven esposa del doctor, lo hizo. Su hermana, la novelista Maria Edgeworth escribió sobre sus “sensaciones eufóricas”.

El hijo de James Watt, Gregory, lo probó y lo llamó “inhalaciones celestiales”.

El poeta Robert Southey, que entonces tenía 23 años, le escribió a su hermano: “¡Ay, Tom! Davy ha descubierto un gas, el monóxido gaseoso. Probé un poco, me hizo reír y sentir un hormigueo en cada dedo del pie y de las manos. Davy ha inventado en realidad un nuevo placer para el cual la lengua aún no tiene nombre. ¡Ay, Tom! ¡Voy a probar más esta noche! ¡Lo vuelve a uno fuerte y feliz! ¡Tan gloriosamente feliz!”

Se trataba de algo muy novedoso. Un químico manufacturado, un gas que podía afectar las emociones y los pensamientos.

El monóxido de dinitrógeno fue el primer indicio de que los sentimientos profundos del corazón y el cerebro podían ser susceptibles a la química.

Davy aumentó la dosis. Se encerró en la caja de gas y recibió el monóxido de dinitrógeno cuarto por cuarto hasta alcanzar los ocho cuartos, además de otros 20 a través de la boquilla.

La experiencia fue intensa.

Demostración en la Royal Institution del gas de la risa que conduce a la pérdida de inhibiciones en la primera etapa de la anestesia. La caricatura se titula: "Investigaciones científicas. Nuevos descubrimientos en neumática, o una conferencia experimental sobre los poderes del aire".

Demostración en la Royal Institution del gas de la risa que conduce a la pérdida de inhibiciones en la primera etapa de la anestesia. La caricatura se titula: “Investigaciones científicas. Nuevos descubrimientos en neumática, o una conferencia experimental sobre los poderes del aire”. SCIENCE PHOTO LIBRARY

“Por grados, mientras las sensaciones placenteras incrementaban, perdí toda conexión con las cosas externas. Trenes de imágenes vívidas pasaron por mi mente y se conectaban con las palabras de una manera tal que producía percepciones completamente innovadoras. Yo existía en un mundo de ideas innovadoramente conectadas e innovadoramente modificadas que teorizaba. Imaginaba que había hecho descubrimientos.”

“Cuando el doctor Kinglake, que quitó la boquilla de mi boca, me despertó de este trance semi delirante; indignación y orgullo fueron mis primeros sentimientos… Mis emociones eran entusiastas y sublimes, y por un minuto caminé por la habitación sin importarme en absoluto lo que me decían… Con la creencia más intensa y los modales más proféticos, le dije al doctor Kinglake: ‘¡Nada existe, sólo los pensamientos! El universo está compuesto por impresiones, ideas, placeres y sufrimientos‘”.

No había encontrado una cura para la tuberculosis, pero sí había hallado algo.

Escribió un libro sobre su investigación. En junio de 1800, Davy publicó sus resultados como Investigaciones Químicas y Filosóficas, principalmente sobre el monóxido de dinitrógeno, en la que se fundamenta su reputación.

Científico estrella

Tras dejar al doctor Beddoes, Davy empezó a trabajar en la Royal Institution, donde daba conferencias que atraían multitudes. Era su científico estrella y ganó mucha popularidad entre las mujeres, que le dejaban cartas de amor en sus libros y apuntes.

Fue el pionero en el uso de la electricidad para dividir químicos comunes en sus componentes primarios. Una serie de experimentos dramáticos que le permitieron descubrir el sodio y el potasio.

También participó en el descubrimiento de muchos otros elementos.

Davy con su lámpara

Además de todo eso, inventó la lámpara Davy, utilizada por los mineros porque evitaba que la llama se propagara e interactuara con otros gases presentes en las minas y causara explosiones. SCIENCE PHOTO LIBRARY

Nunca cesó en su uso temerario de los químicos . En 1812, resultó herido de gravedad en un accidente de laboratorio y requirió de ayuda para escribir mientras sus ojos se recuperaban.

Contrató como asistente a una joven promesa: Michael Faraday, el futuro descubridor de la inducción electromagnética, el diamagnetismo y la electrólisis.

Pero Davy nunca volvió a investigar el monóxido de dinitrógeno, aunque sí notó que tenía un efecto analgésico y tenía potencial para usarse en operaciones quirúrgicas.

El gas de la risa no fue usado como anestésico hasta 1844 para una operación dental hasta 1844, pero sí siguió usándose como una droga recreativa en “fiestas del gas de la risa” entre las clases altas.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

Recientes
21/04/2018 01:17 AM

Portada impresa 21-04-2018

Portada Impresa
Portada impresa 21-04-2018

..

21/04/2018 01:10 AM

Policía Nacional realiza decomisos de ayuda humanitaria

Nacionales

La ayuda humanitaria para jóvenes era ocupada de forma abusiva por agentes..

21/04/2018 01:01 AM

Enfrentamientos entre antimotines y ciudadanos dejan al menos siete muertos en Nicaragua

Política
Enfrentamientos entre antimotines y ciudadanos dejan al menos siete muertos en Nicaragua

También se registran cientos de heridos en todo el país y otro número de detenidos por la represión policial ..

21/04/2018 12:48 AM

Ortega acepta discutir reformas al Seguro Social con Cosep

Política
Ortega acepta discutir reformas al Seguro Social con Cosep

Gobierno da paso atrás y dice que “no es una propuesta concluida”, a pesar de que ya fue publicada en La Gaceta ..

21/04/2018 12:00 AM

Hilas y las ninfas desnudas

Opinión
Hilas y las ninfas desnudas

Según Vargas Llosa, este fenómeno es consecuencia colateral de la campaña contra el acoso sexual hacia las mujeres, que sin duda es justa y necesaria..

21/04/2018 12:00 AM

Imparten cátedra minera

Empresariales
Imparten cátedra minera

Con la realización de la primera charla dentro del marco de la cátedra abierta Minería para todos, se ven los primeros frutos del convenio firmado el año pasado entre la Universidad Nacional de Ing..

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}