“Viejos” listos para ser quemados en fin de año

La quema del "viejo" es una tradición que se introdujo en el país desde la década de los noventa, según el investigador del folclor nicaragüense, Wilmor López

viejos, año nuevo

La quema del «viejo» es una forma simbólica de despedirse de todo lo malo que sucedió en el año que casi acaba. LA PRENSA/CARLOS VALLE

Unos usan sacos y calzan tenis, otros camisas manga larga, algunos también tienen gorra, mientras otros fuman. Todos ellos son “viejos” que serán quemados a la medianoche del 31 de diciembre; una tradición que ha tenido cabida en el país desde inicios de la década de los noventa, explicó el investigador del folclor nicaragüense, Wilmor López.

El “viejo” es una figura que simboliza la despedida del año, y ahora ya es un oficio y un arte, consideró López.
Sin embargo, estos muñecos de estructura de madera, rellenos de papel periódico y vestidos con ropa de paca deben contar con un requisito: “tiene que ser un viejo decrépito, no es un viejo elegantísimo”, destacó López.

Los “viejos” se han difundido con el transcurso de los años y ahora hay una diversidad de figuras como “las viejas”, haciendo referencia a “las viejas deudas, la vieja amistad, las viejas rencillas”, explicó Héctor Villareyna Gaitán, quien tiene 19 años de elaborar “viejos”.

Lea además: «Años viejos» listos para el fuego 

Según Villareyna, él empezó en este oficio en León, después de ver como unos vecinos quemaban un “viejo” en el tradicional barrio de Sutiaba.

el "viejo"
El «viejo» tiene un armazón de madera y es rellenado por papel periódico, y después se le coloca pólvora.
LA PRENSA/CARLOS VALLE

Él asegura que perfeccionó la técnica de hacer los muñecos al colocarles una base de madera que permite que “el viejo” pueda sentarse, arrodillarse o quedarse de pie. Este negocio se convirtió en La Casa de los Viejos, que actualmente confecciona 500 muñecos a nivel nacional.

Puede leer: En manos de la pólvora 

Wanda Obando García tiene 27 años consecutivos de quemar “el año viejo”, como sinónimo de dejar atrás todo lo malo que sucedió en el trascurso del año que acaba.

Antes ella lo confeccionaba, pero por factor tiempo ahora debe comprarlo y posterior rellenarlo con pólvora para ser quemado en el barrio Camilo Chamorro, acontecimiento que se ha convertido en una tradición en su barrio.

Lea además: Policía decomisa muñeco de año viejo con cara de Daniel Ortega 

Precios varían

Los “viejos” que se queman al finalizar el año tienen diferentes precios. En La Casa de los Viejos, los venden a 500, 550 y 600 córdobas; los que están vestidos como Santa Claus y “las viejas” cuestan de 700 a 800 córdobas. Estos no tienen pólvora, así que las personas deben comprarla por su cuenta y rellenarlos. Sin embargo, en los puestos de pirotecnia autorizados, “un viejo” cuesta al menos setecientos córdobas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: