Dolores Morales o el dolor moral



Dolores Morales o el dolor moral

Al ver la luz esta nueva novela “Ya nadie llora por mí”, con el continuado papel protagónico de Dolores Morales, la ocasión es propicia para vaticinar que Sergio Ramírez nos brindará eventualmente la tercera de una serie de este género

30/12/2017
Cartas al Director, farsas electorales

Cuando Hispamer anunció la novela “Ya nadie llora por mí” del laureado escritor Sergio Ramírez, pensé que debía releer la que publicó en 2009 con el título “El cielo llora por mí”, antes de entrarle a la actual. Fue así que tropecé de nuevo con el nombre de Dolores Morales, el protagonista de ambas, pero esta vez sospeché que ese nombre no era tan inocente. A mi juicio es un nombre que carga una intención y, por lo tanto, no fue escogido al azar ni por ser usual. Diré por qué.

En nuestro idioma hay nombres propios que pueblan el país con procedencia del santoral y del extranjero. En la primera novela surgen muchos nombres y algunos apodos que pueden llevar también una intención. O tal vez no. Por ejemplo: el nombre de Eterna Viciosa, por sobrenombre “Cándida”, o el apodo “la Monja” de una comisionada, o el nombre de Fanny que en español significa “trasero”. Lo mismo el apodo “Giggo” que parece una contracción de gigoló, propio de hombres amanerados. Y ese otro apodo “Placebo” adosado a un ministro. Elementos de este tipo crean en el relato algunas pistas interesantes.

Sin embargo, por encima de esta observación, al reflexionar acerca del nombre de Dolores Morales, supongo que la trama lleva la intención de presentar el nombre y el hombre, a partir de su historia que refleja el doble sufrimiento de una persona, inmersa como está en la descomposición social de su país. Si este nombre lo pongo en singular, tengo no un nombre sino una condición: dolor moral, por lo que es doble en su sentido. Es la circunstancia especial en que se encuentra nuestro héroe. La suya no se trata de una mera denuncia, sino de una percepción, de un profundo sentimiento, traslapándose en el tiempo la sensación de estar protegido, no obstante los acontecimientos, con la postración moral que le advierte un futuro de desamparo. De ahí la trascendencia de los títulos de ambas novelas.

Imaginémonos al joven guerrillero, idealista y arrojado, que se unió desde el Frente Sur para liberar a su patria de la dictadura para luego no más caer herido al intentar capturar la colina 33 en 1978, hecho que resultó en la pérdida de una de sus piernas, la cual fue sustituida por una prótesis. En muchas ocasiones ocurre que un dolor físico como este termina en un dolor moral por las adversidades y humillaciones que Dolores Morales tuvo que soportar, hasta de antiguos compañeros de lucha que, habiéndose hecho del poder, abrieron en la geografía del país la caja de Pandora.

Al año siguiente triunfa la revolución. Dolores Morales es un discapacitado. Al crearse la Policía Sandinista lo admiten como agente policial hasta alcanzar el grado de inspector, para ya no más recibir otro reconocimiento. Se sintió relegado hasta el olvido por incómodo. El cambio de gobierno en 1990 trajo transformaciones en los cuerpos armados, los que tomaron un carácter nacional. Morales sin una familia, habituado a las mujeres y al licor como un condicionamiento de su estado, pudo mantenerse dentro del aparato antidrogas de la ahora Policía Nacional.

Este hombre, modesto y a la vez irritable, continuó desempeñando sus nuevas atribuciones con un disminuido perfil, al tiempo que observaba cómo se demolían los ideales y los valores impregnados en la lucha contra la dictadura. Él mismo sentía que no siempre respondía a los dictados de su conciencia. Su haber no era más que un Lada desvencijado que le causaba fastidio al intentar acomodar su pata de palo. Al menos contaba con el apoyo de su amigo de los tiempos de guerra, un costeño de nombre Bert Dixon, que él apodó “Lord Dixon”. Con tan mala suerte que, durante una investigación criminal, ambos sufrieron un atentado perpetrado por narcos que acabó con la vida de Dixon. Para bien de Morales solo una bala penetró en su pata de palo, sin consecuencias.

Como resultado y contra toda expectativa, Morales fue dado de baja del cuerpo policial, con el consiguiente desasosiego para él. Al pasar a la vida civil, acertó en establecer una oficina de detectives, con sus sagaces colaboradoras en esta novela inicial, doña Sofía y Fanny, su amante, ocupando un cuchitril en un mercado citadino. Los futuros trabajos investigativos eran casos de faldas, que en gran parte son ingredientes de “Ya nadie llora por mí” y en la que se destacan ambas mujeres tan conocedoras de intrigas y veleidades, desde las más altas esferas hasta los más oscuros vericuetos de la ciudad.

Es cuando la culpa y las dudas invaden a Morales. Puede palpar la estulticia porque él mismo se encuentra en medio de todo el marasmo y es consciente de cómo se refleja en la sociedad que ha venido perdiendo su rumbo: lo que vale es el interés por el poder y el dinero; es proverbial el afán de protagonismo y de aventuras sin límites en negocios turbios; la política como la justicia se corrompen; se entrega el país a desconocidos por un incierto canal y el aparato estatal no es más que otra cueva de Ali Babá. En tanto, el ciudadano tiene que sentirse amolado y agradecido ante el desprecio e irrespeto del poderoso a los vínculos solidarios y a los preceptos constitucionales.

Es así como yo interpreto el nombre de Dolores Morales y su condición de hombre, descartable ante la sociedad. Por una parte, Morales está marcado por la falta de su pierna que lo hace minusválido. A su carencia, el dolor físico y la molestia que lo agobia, se conjuga, por otra parte, el desmoronamiento social que lo espanta y que se evidencia en el grado de corrupción e impunidad. Fenómeno socio-económico que se extiende y se palpa en las calles, en las casas de placer y casinos, en las mansiones, en los “shopping”, en los semáforos, en fin, en una juventud inclinada a las prácticas viciosas en tugurios degradantes, donde los valores morales se han retorcido o desaparecido, reflejando una ausencia de decoro e integridad que enferma a una sociedad adolorida. Eso es lo que le hace sentir —nos hace sentir— un dolor moral que se lleva en el interior, en el alma, y es lo que la novela refleja y representa.

Al ver la luz esta nueva novela “Ya nadie llora por mí”, con el continuado papel protagónico de Dolores Morales, la ocasión es propicia para vaticinar que Sergio Ramírez nos brindará eventualmente la tercera de una serie de este género, desplegando su ágil y magistral estilo para sorprendernos con la redención y el castigo que cada quien merezca, porque ciertamente nadie es inocente.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}

Recientes
14/04/2019 07:15 PM

Una derecha fulmina a Marvin Solano en México

Deportes
Una derecha fulmina a Marvin Solano en México

Un recto de derecha fue todo lo que necesitó el excampeón mundial Pedro Guevara para noquear en el quinto asalto al nicaragüense Marvin Solano..

14/04/2019 07:10 PM

¡Un bullpen para llorar! León le arrebata el tercer juego de la serie a los Dantos

Deportes
¡Un bullpen para llorar! León le arrebata el tercer juego de la serie a los Dantos

En una serie tan pareja e incierta como la vivida entre Dantos y León, el resultado final no es el reflejo de la aventura del encuentro, sí el merecimiento de uno y el castigo del otro..

14/04/2019 07:04 PM

Darwin Sevilla deja una huella arribando a 200 robos: “Siento que superaré a los que me siguen”

Deportes

Darwin Sevilla tenía algo que no lo dejaba dormir tranquilo la noche del sábado. Su objetivo era evidente: quería conseguir en casa su robo de bases 200 en su carrera..

14/04/2019 06:53 PM

Las imágenes de la procesión de La Burrita que marca el inicio de la Semana Santa

Imágenes
Las imágenes de la procesión de La Burrita que marca el inicio de la Semana Santa

Este Domingo de Ramos marcó el inicio de la Semana Santa con la procesión de La Burrita y de Las Palmas, donde cientos de feligreses se unieron para celebrar este acto religioso..

14/04/2019 06:32 PM

Paramilitares chavistas retuvieron a Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela

Internacionales
Paramilitares chavistas retuvieron a Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela

Según el diputado opositor Juan Pablo Guanipa, quien denunció el hecho, él y su equipo fue agredido y posteriormente amenazado por los paramilitares ..

14/04/2019 04:41 PM

París SG cae goleado 5-1 en Lille y aplaza su conquista del título

Deportes
París SG cae goleado 5-1 en Lille y aplaza su conquista del título

El Lille, segundo clasificado, se acerca a 17 puntos del equipo de la capital, pero sus posibilidades de alcanzarle en la tabla parecen muy pequeñas..

x