Moda | Ropa interior de color para cambiar de año

En la Nochevieja hay diferentes tradiciones y una de las más comunes es usar la ropa interior en color rojo, amarillo, rosa o blanco

LA PRENSA/ ARCHIVO

Dependiendo de dónde la celebre, la Nochevieja tiene diferentes tradiciones: las 12 uvas, cenar lentejas a medianoche, un anillo de oro en la copa de champagne o estrenar una prenda… pero sobre todo, usar la ropa interior en color rojo, amarillo, rosa o blanco es, sin duda, una de las que la gente más cumple año tras año, dependiendo de los deseos que quiera ver cumplidos en el año entrante.

El color más utilizado por la mayoría es el rojo, ya que se supone atrae el amor y la pasión, mientras que los que apuestan por encontrar la suerte y la felicidad, optan por la lencería amarilla. Los que optan por el color rosa buscan el amor verdadero y los que usan las prendas en blanco, quieren garantizarse un año nuevo sencillo, pero con cambios en su vida.

En cualquier caso, una de las claves a tener en cuenta es que la prenda en cuestión debe ser nueva y que la use por primera vez en Nochevieja. Adicionalmente, para que el influjo surta mejor efecto, la ropa interior debe ser regalada, da igual si por su pareja o un familiar. En el caso particular de la ropa interior amarilla, la tradición exige que primero se lleve primero del revés para ponerla del derecho cuando pase la medianoche.

Aunque el origen de esta tradición no está del todo claro, se supone que todo arranca con el color rojo en la Edad Media, donde casi todo estaba prohibido. El rojo era símbolo del demonio, la sangre y la brujería, por lo que era un color tabú, prohibido hasta el punto de que hubo tiempos y lugares donde se prohibía hasta plantar y consumir alimentos de color rojo. Por descontado, el vestir con ropas de color rojo era impensable, hasta que, tiempo después, se fue identificando el color con el significado de la buena suerte y su relación con la vida y la prosperidad.