El pensamiento vivo de PJChC

El pensamiento de PJChC sigue vivo hasta ahora, primero porque él era un visionario, y segundo, porque en Nicaragua permanecen las mismas condiciones de falta de libertad y democracia

Cartas al Director, farsas electorales

Este 10 de enero se cumplirán 40 años del asesinato del doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal (PJChC). Con este motivo, desde hoy y hasta el mismo 10 de enero estaremos publicando algunos de sus editoriales, los cuales demuestran la vitalidad y actualidad de su pensamiento político.

El pensamiento de PJChC sigue vivo hasta ahora, primero porque él era un visionario, y segundo, porque en Nicaragua permanecen las mismas condiciones de falta de libertad y democracia, de ausencia de justicia, atropellos a las libertades civiles y los derechos humanos y, en fin, todas las lacras políticas y sociales que habían durante la dictadura de los Somoza, recreadas ahora por el régimen dictatorial de la familia Ortega-Murillo.

Comenzamos la publicación de esta serie de escritos de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, precisamente con el primer editorial que él escribió y publicó cuando asumió la codirección de LA PRENSA y la responsabilidad de su pensamiento institucional, el 19 de septiembre de 1948.

Desde entonces han pasado casi 70 años. Sin embargo, los lineamientos editoriales de PJChC que presentó en su debut como editorialista de este Diario de los Nicaragüenses, se conservan como si hubiesen sido escritos para el tiempo actual.

Es que las fuerzas tenebrosas pudieron matar físicamente a Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, pero sus valores y principios, su sueño de libertad, sus ideas republicanas, sus enseñanzas de periodista y su ejemplo de vida y obra, perduran para siempre.

Este fue su primer editorial:

Al entrar a formar parte del personal de LA PRENSA como co-Director, creo necesario hacer las declaraciones siguientes:

I.- El periódico cuya responsabilidad voy a asumir, es absolutamente independiente. No obedece consignas de nadie, y únicamente tratará de cumplir una labor informativa y otra educacional dentro de los cauces de la más estricta justicia y moralidad.

II.- Será un diario independiente, en abierta oposición contra todo lo que signifique opresión, imposición e inmoralidad.

III.- Por encima de los principios políticos de cualquiera de nuestros amigos, lectores o colaboradores, nosotros defenderemos los intereses generales y vitales de Nicaragua.

IV.- En las columnas de LA PRENSA tendrá cabida todo amigo o enemigo de nuestros principios o ideas, siempre que exprese sus conceptos dentro de los límites que fija la caballerosidad y la verdad.

V.- La posición política del que estas líneas escribe, solo está vinculada con todo aquello que signifique Democracia y Justicia.

VI.- LA PRENSA estará dispuesta a combatir al comunismo, en cualquier forma que se presente, y abogará siempre por el establecimiento real y efectivo de una Justicia Social.

VII.- Nos hemos hecho el propósito de hacer la más firme y duradera amistad con el gremio de nuestros colegas, los cuales están vinculados con nosotros por intereses comunes.

VIII.- Suplicamos a nuestros lectores aprecien el esfuerzo que estamos iniciando y en sus relaciones con nosotros no nos pidan más de lo que esté consignado en las reglas que desde hoy regirán la administración de este Diario.

*Publicado en LA PRENSA el 19 de septiembre de 1948.