Adaptación ante el cambio climático, escasez de agua y deforestación no se atendieron en el 2017

Nicaragua urge de dos planes para este 2018: Plan Nacional de Recursos Hídricos y plan nacional de adaptación, sobre este último, el Gobierno no se ha pronunciado, pese al impacto del cambio climático

Laguna de Tiscapa, desechos sólidos

A pesar

Menos árboles, más calor y escasez de agua son tres situaciones que cada uno puede experimentar en el día a día; todos ellos ligados a las deudas pendientes del año 2017: deforestación, ausencia de un plan del recursos hídricos y una invisible política nacional de adaptación al cambio climático.

La deforestación, sentida aún más en las áreas protegidas del país, fue uno de los eventos más denunciados durante el 2017 por diversas organizaciones ambientales. De acuerdo con Jurgen Guevara, oficial de industrias extractivas del Centro Humboldt, la gestión de las áreas naturales protegidas ha sido inadecuada, y solo la Reserva de Biósfera Bosawas perdió en el 2016, 92, 157.67 hectáreas de bosque latifoliado cerrado, cifra, que con mucha seguridad ha aumentado, expresó.

A esto se suma la introducción de la ganadería en el área núcleo como en el área de amortiguamiento de la Reserva, lo que evidencia un manejo inadecuado de las áreas protegidas, además que se está extendiendo el sistema monocultivista hacia zonas que se consideran espacios para la conservación y para investigación científica, por ende, se debe retomar lo establecido en las leyes creadoras de las Reservas del país y mejorar su gestión, explicó el especialista.

Ligado a la ausencia de bosque se suma el problema de la gestión hídrica, ya que aún está pendiente la presentación del Plan Nacional de Recursos Hídricos, que permitiría, según información brindada por el Gobierno, conocer el panorama del agua para los próximos diez años en el país.

Lea además: Un «tiro de gracia» para el medioambiente en Nicaragua 

Se esperaría que este Plan se presente en el 2018, puesto que Ruth Herrera, expresidenta de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), ha señalado que es necesario conocer con cuánta agua se cuenta porque el país ya esta sobre el consumo de las reservas.

Por otro lado, el Centro Humboldt, señaló la importancia de un plan nacional de adaptación climática, debido a la imperante necesidad que los territorios conozcan sus vulnerabilidades y puedan hacer frente a los cambios en la temperatura que, a la vez, impacta en los cultivos. Asicomo en la intensidad de los fenómenos naturales.

Puede leer: Nueva normativa obliga al Marena a agilizar trámites 

Con la firma del Acuerdo de París, Nicaragua tendría que diseñar instrumentos encaminados hacia ese enfoque (adaptación), explicó el oficial de cambio climático del Centro Humboldt, Alejandro Alemán, pese a que el Gobierno informó, por los medios oficialistas, que trabajaba en una Política Nacional ante el Cambio Climático.

Ambiente más vulnerable

Organizaciones ambientalistas han criticado, fuertemente, la aprobación de dos decretos por parte del Gobierno durante el 2017; uno de estos instrumentos permitió la creación de un nuevo Sistema de Evaluación Ambiental, el cual flexibiliza los requisitos para la inversión y ooco protege los recursos naturales, según opiniones de expertos como el doctor Jaime Incer Barquero.

También: Ambiente «manos arriba» ante aprobación de decreto ambiental y de aguas residuales 

El otro documento flexibiliza los parámetros permitidos para el vertido de aguas residuales en afluentes, de tal manera que exponen los cuerpos de agua a mayor contaminación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: