Entierran a mujer que fue asesinada de una cuchillada por su expareja en Sébaco

El presunto asesino recién había cumplido una condena de dos años y ocho meses de prisión por violencia sicológica en contra de la ahora fallecida.

Ericka María Gutiérrez Treminio, quien fue asesinada frente a su casa al mediodía de este martes presuntamente por su expareja Danny Meza Ruiz, en Sébaco, Matagalpa, fue enterrada este miércoles.

La mujer, de 43 años, fue sepultada por familiares, vecinos y amigos en el cementerio San José de Sébaco. Ella falleció luego de recibir una puñalada que le perforó uno de los pulmones.

Lea además: Un hombre mata a su expareja de una cuchillada en Sébaco, Matagalpa

Meza Ruiz habría discutido momentos antes del crimen, pero luego fue detenido abordo de un bus en el Valle Las Tejas, al suroeste de Matagalpa, cuando intentaba huir de las autoridades.

En los funerales, amistades de Gutiérrez Treminio la describieron como una mujer humilde, trabajadora y honesta, por lo que demandaron justicia en el caso que ha conmocionado a los pobladores en Sébaco.

Le puede interesar: Declaran culpable al hombre que asesinó a un cafetalero y a su familia en Río Blanco

“Hace poco él (Danny Meza Ruiz) salió de la cárcel, ella lo ayudó y cuando él ya estuvo libre llegó a cometer el error. Pero claro, nadie está de acuerdo con eso, ahora que le caiga todo el peso de la ley”, dijo Miguel Dávila, quien asistió al entierro.

Meza recién había cumplido una condena de dos años y ocho meses de prisión por violencia sicológica en contra de la ahora fallecida. La orden de libertad fue emitida el 1 de noviembre del año pasado.

La denuncia contra Meza

En 2015, Ericka María Gutiérrez Treminio denunció la violencia que sobre ella ejercía Danny Meza Ruiz. Para entonces, la jueza especializada en violencia de género, Ivania Sancho, condenó al hombre a cuatro años y ocho meses de prisión.

Lea también: Una mujer de 50 años es asesinada a machetazos por varios hombres en San José de Bocay

Según lo descrito en esa sentencia, Meza y Gutiérrez sostenían una relación marital de más de 22 años, pero desde el inicio el hombre ejerció violencia física y psicológica, la golpeaba con los puños o cualquier objeto que estuviera a su alcance y “la ofendía con palabras denigrantes, humillantes y misóginas…”.

“El acusado consumía sustancias psicotrópicas, utilizando los bienes patrimoniales de uso doméstico de la víctima, los cuales vendía para comprar dichas sustancias”, refiere la sentencia.