Irán denuncia a Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí por provocar las protestas antigubernamentales

El fiscal general de Irán, Mohamad Yafar Montazerí, reveló que el principal promotor de la trama era un exmiembro de la CIA y que los gastos del complot fueron sufragados por Arabia Saudí

Irán

Miles de personas se manifestaron este jueves a favor del régimen en Irán, un día después de que se anunciara el “fin de la sedición”. LA PRENSA/AP

El fiscal general de Irán, Mohamad Yafar Montazerí, denunció este jueves que Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí tramaron hace cuatro años un plan para provocar las recientes protestas y disturbios contra la política económica del gobierno. Unas 21 personas han muerto en los seis días de protestas y más de mil manifestantes han sido detenidos.

Montazerí reveló que el principal promotor de la trama era un exmiembro de la CIA, identificado como Michael Andrea, quien formó un grupo para crear disturbios en la República Islámica, según la agencia oficial IRNA. Andrea contó con la ayuda de un oficial vinculado a la agencia de espionaje israelí Mosad, mientras que los gastos de este complot fueron sufragados por Arabia Saudí, agregó el fiscal general.

También estuvieron implicados en la trama la Organización Moyahedin al Jalq, considerada terrorista por Irán, y seguidores del depuesto régimen monárquico de Irán, entre otros. El fiscal general explicó que valoraron la posibilidad de instigar distintos tipos de protestas aprovechando los problemas económicos del país, así como diferentes modelos para crear disturbios.

Lea además: Donald Trump ofrece su apoyo a los manifestantes en Irán

Montazerí agregó que se habían preparado, además, dos salas de operaciones en Erbil (capital del Kurdistán iraquí) y Herat (Afganistán) para facilitar la entrada en Irán de grupos yihadistas como el Estado Islámico (EI). El Parlamento iraní acusó hace tres días Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí por de fomentar los disturbios.

Fin de la sedición

Miles de personas se manifestaron este jueves a favor del régimen en Irán, un día después de que el comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución de Irán, el general Mohamad Ali Yafarí, anunciara el “fin de la sedición”.

Tras varios días de disturbios en el país, la capital, Teherán, y la mayoría de las ciudades de provincia pasaron una segunda noche en calma. Ahora el poder quiere centrar la atención en las reivindicaciones económicas de los manifestantes. Los medios y redes sociales no informaron de ninguna manifestación nocturna aunque se publicaron videos de congregaciones esporádicas de protesta en pequeñas localidades, que no han podido ser verificados.

Puede leer: Donald Trump: abandonar el acuerdo nuclear con Irán es una “posibilidad muy real”

El jueves la televisión iraní sí divulgó en cambio imágenes de nuevas e importantes manifestaciones de apoyo al poder en las ciudades de Isfahán (centro), Mashhad (nordeste), Orumieh (noroeste), Babol o Ardebil (norte).

“Estamos todos juntos, tras el Guía” supremo, el ayatolá Ali Jamenei, gritaban los manifestantes, según las imágenes de la televisión de Estado. Los manifestantes también reiteraron los eslóganes “¡Muerte a Estados Unidos!”, “¡Muerte a Israel!” o “¡Muerte a los monafegh!”, (“hipócritas” en persa), un término que las autoridades usan para referirse a los Muyahidines del Pueblo, el principal grupo de oposición en exilio, prohibido en Irán.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: