A 40 años del magnicidio de PJChC

Persiste en las mentes de muchos nicaragüenses que le conocimos, su voz de aquellos editoriales de las cinco de la tarde en una emisora capitalina

Han pasado cuatro décadas del asesinato del Mártir de las Libertades Públicas, pero pareciera que fue ayer. Persiste en las mentes de muchos nicaragüenses que le conocimos, su voz de aquellos editoriales de las cinco de la tarde en una emisora capitalina. También sus editoriales describen lo que ha pasado antes y después de su muerte.

Quien escribe, estaba en la ciudad de México, DF, aquella mañana de un día martes 10 de enero de 1978. Hacía mis estudios de posgrado en el CMN del Instituto Mexicano del Seguro Social.
Cuando me dirigía a mi trabajo, me impactó un titular en uno de los diarios que se vendían en los quioscos cercanos al hospital donde yo estudiaba. Uno de los titulares decía: “Asesinan al Dr. Pedro J. Chamorro C. en Managua”.

Compré el diario, leí un fragmento del escrito, lo que me causó fuerte impacto, pero continué mi marcha hacia el interior del hospital.

Los colegas comentaron al ver el titular del diario: “La situación es muy seria en su país”. Respondí: “Esto traerá consecuencias impredecibles, siempre dije que el doctor Chamorro era un hombre muy valiente y sabía que su vida estaba amenazada”.

Pasó el tiempo y doce años más tarde, el pueblo nicaragüense en forma cívica y a la vanguardia doña Violeta Barrios de Chamorro, viuda del periodista asesinado, llegaba a la presidencia de la República de Nicaragua, encabezando una coalición de partidos llamada Unión Nacional Opositora (UNO).

El pueblo estaba enviando un mensaje a los autores intelectuales y materiales de semejante magnicidio. Es la fecha, y muchos comprendimos que el doctor Chamorro Cardenal tenía bien definido en su mente los conceptos de dictadura, democracia, libertad, dinastía, y es por eso que su lucha constante se mantuvo con la pluma, su voz y aun con el fusil.

Su legado no desaparece, está grabado en libros, diarios, cintas magnetofónicas, y sobre todo en la memoria de los que le conocimos y que tenemos la edad suficiente para respaldar lo que vimos, vivimos, y hoy reproducimos.

Ojalá los jóvenes del presente y el futuro conozcan bien la historia de lo que ha pasado en nuestra patria en los últimos cincuenta años para que analicen y comprendan que la libertad de expresión siempre ha sido atropellada por las dictaduras de este país, y es por eso que el cierre de radio periódicos, diarios, radio difusoras, y especialmente LA PRENSA, de la familia Chamorro, ha sufrido la censura durante períodos prolongados, pero siempre sale adelante, junto con otros medios defensores de la verdad y la justicia.

Es por eso que la frase del doctor Chamorro Cardenal: “Nicaragua volverá a ser República”, está vigente en todas las épocas. A cuarenta años de su muerte, le recordamos como uno de los periodistas y políticos más combativos contra los desmanes de los dictadores y sus cómplices.

Era un hombre sociable, se acercaba a las muchedumbres, como lo hizo el 22 de enero de 1967, donde la Guardia Nacional, arremetió contra una manifestación opositora y pacífica en la avenida Roosevelt, otras veces departía con los trabajadores de su diario, y los religiosos como sor María Romero Meneses, supo de su amistad sincera.

Así era el doctor Chamorro Cardenal, pero los irresponsables, incapaces y egoístas que no pueden conseguir la confianza de sus pueblos, les reprimen, les asedian, los apresan, y no se acercan a ellos.
El don de liderazgo y sociabilidad se trae en los genes y se desarrolla con el correr del tiempo.

La siguiente frase confirma lo antes dicho: “La lectura hace al hombre completo, la escritura preciso, y la conversación ágil”. Todas estas características poseía el doctor Chamorro, por eso fue un personaje que la historia de Nicaragua mantendrá en sus páginas por mucho tiempo.

El autor es médico.
rmg.managua@gmail.com