Estados Unidos cancela el TPS para unos 200,000 salvadoreños

El TPS para los salvadoreños había sido adoptado por Estados Unidos después del terremoto de 2001 pero la secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, considera que están dadas las condiciones para que El Salvador reciba de retorno a estas personas

Países centroamericanos quedaron fuera del TPS luego que el gobierno de Estados Unidos considerara que ya no se encuentran bajo amenaza. LA PRENSA/J.FLORES

El gobierno de Donald Trump canceló este lunes el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), que permitía a casi 200,000 salvadoreños permanecer legalmente en Estados Unidos.

Los afectados tienen 18 meses para hallar otra forma de regularizar su situación o irse del país. El TPS para los salvadoreños había sido adoptado por Estados Unidos después del terremoto de 2001, pero la decisión de la secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, considera que están dadas las condiciones para que El Salvador reciba de retorno a estas personas.

«Basada en una cuidadosa consideración de la información disponible (…) la Secretaria de Seguridad Interna determinó que las condiciones originales causada por el terremoto de 2001 ya no existen», dijo un alto funcionario del Departamento de Seguridad Interior.

El gobierno suspendió el año pasado protecciones similares a ciudadanos de Haití y Nicaragua. La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, encargada de tomar la decisión, dijo la semana pasada que las extensiones a corto plazo no son la solución. “Conseguirles una solución permanente es un plan mucho mejor que tenerlos viviendo seis meses, luego 12 meses, luego 18 meses”, dijo en una entrevista, refiriéndose a la incertidumbre de las extensiones a largo plazo del programa.

Lea además: Estados Unidos elimina el TPS para los nicaragüenses

Una decisión de enviar a los salvadoreños de vuelta a su país causaría conmoción en partes de Washington, Los Ángeles, Nueva York, Houston y otras zonas metropolitanas que acogen grandes comunidades de salvadoreños. Estos inmigrantes disfrutan de una protección especial desde los terremotos que golpearon el país centroamericano en 2001.

Muchos han echado raíces en Estados Unidos, formando familias y abriendo negocios a lo largo de los años. Poner fin a la protección también supondría un duro desafío para El Salvador, un país de 6.2 millones de personas con una economía dependiente de las remesas de los trabajadores en Estados Unidos.

Entran de forma ilegal

En la última década, cada vez más salvadoreños (muchos llegados como familias o menores sin acompañante) han entrado en Estados Unidos de forma ilegal a través de México, huyendo de la violencia y la pobreza.

En septiembre de 2016, el gobierno de Obama amplió 18 meses las protecciones señalando que El Salvador aún sufría los efectos de los sismos de 2001 que mataron a más de mil personas, y que el país no podría absorber el regreso de tanta gente.

Lea también: Suspensión TPS a haitianos preocupa a salvadoreños y hondureños

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, tuvo una larga conversación telefónica con Nielsen el viernes para renovar su petición de que se extienda el programa para dar más tiempo al Congreso a conseguir una solución permanente para los que han obtenido protección para seguir en el país.

La fecha límite coincide con un momento de creciente diálogo entre la Casa Blanca y el Congreso sobre una reforma migratoria que podría incluir protecciones para cientos de miles de jóvenes inmigrantes que llegaron al país cuando eran menores, y que recibieron una protección temporal por un programa de la era Obama.

Fin del DACA

Trump dijo en septiembre que pondría fin al plan de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), pero dio al Congreso hasta marzo para tomar medidas. Estaba previsto que el presidente Trump, recibiera esta semana a un grupo bipartidista de senadores para intentar buscar un acuerdo.

También lea: Estados Unidos elimina el TPS para unos 59,000 haitianos

Estados Unidos creó el TPS en 1990 para ofrecer refugio a gente de países afectados por terremotos, inundaciones, huracanes, guerras y otros desastres. Ahora ampara a casi 320,000 personas de 10 países. Hay casi 440,000 beneficiarios de esos 10 países, incluidos de 263,000 de El Salvador, pero muchos de ellos han legalizado su situación por otras vías.

El secretario de Seguridad Nacional puede renovar esa protección, que incluye permiso de trabajo, por hasta 18 meses cada vez. Las voces críticas dicen que ha resultado no ser temporal en absoluto, ya que muchos beneficiarios siguen en el país años después de su solicitud inicial. La predecesora de Nielsen, la secretaria en funciones Elaine Duke, puso fin en noviembre a las protecciones para los haitianos, lo que requiere a unas 50,000 personas que se marchen o resuelvan su situación legal para el 22 de julio de 2019, y para los nicaragüenses, lo que dio a unas 2,500 personas hasta el 5 de enero de 2019.

Le puede interesar: Servicio de Inmigración de Estados Unidos advierte a Honduras, Nicaragua y Haití sobre estafas a beneficiarios del TPS

Aplazó una decisión que afectaba a más de 50,000 hondureños, lo que dejó la decisión a Nielsen. El gobierno de Trump amplió el año pasado la protección para los Sudán del Sur y la retiró para Sudán. Otros países cubiertos son Nepal, Somalia, Siria y Yemen.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: