Cédulas vencidas perderán validez a partir del 31 de enero

Las cédulas con formato viejo que aún no han caducado seguirán vigentes.

cédulas de identidad, Nicaragua, CSE

Este es el formato nuevo de las cédulas de identidad de los ciudadanos nicaragüenses. LA PRENSA/ARCHIVO

El próximo 31 de enero termina la última prórroga a las cédulas con fechas vencidas, que se aprobó con la reforma a la Ley de Identificación Ciudadana, el 18 de diciembre de 2014.

El artículo 68 de la Reforma a la Ley de Identificación Ciudadana (Ley 152), establece que «las cédulas de identidad de los ciudadanos y las ciudadanas nicaragüenses cuyo vencimiento es anterior o igual al treinta de enero del año dos mil dieciocho (30 de enero de 2018), tendrán plena validez hasta el treinta y uno de enero del año dos mil dieciocho (31 de enero 2018)».

Formato viejo

Las cédulas con formato viejo que aún no han caducado seguirán vigentes.

“El tiempo de validez de una cédula será de diez años, contados a partir de la fecha de expedición”, establece el artículo 33 de la Ley 152, sin embargo, la Asamblea Nacional ha venido prorrogando las cédulas vencidas, porque no todos los ciudadanos han renovado su cédula con el nuevo formato que tiene un costo de 300 córdobas.

Cédula es gratis cuando es primera vez

Para las personas que tramitan su cédula de identidad por primera vez, principalmente adolescentes de 16 años, la cédula es gratis.

Cédulas con formato viejo. LA PRENSA/Archivo

El Consejo Supremo Electoral (CSE), que es el órgano encargado de administrar la fabricación de las cédulas de identidad, recibirá este año un presupuesto de 147,592,620 de córdobas solo para cedulación y la actualización del padrón electoral.

Los críticos y opositores al Gobierno de Daniel Ortega han denunciado desde 2008 que la cédula solo se emite a los simpatizantes del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), sobre todo en las zonas rurales del país.

Lea también: FSLN manipula otra vez cedulación

Según la Ley 152, «el Consejo Supremo Electoral (CSE) deberá planificar sus actividades de renovación de las cédulas de identidad vencidas o por vencerse, para que cada ciudadano y ciudadana pueda identificarse y hacer uso de los derechos que le confiere dicho documento».

También se supone que «el Consejo Supremo Electoral deberá emitir la resolución en la que se establezca la calendarización para facilitar a los ciudadanos y ciudadanas la renovación de sus cédulas, así como el monto a pagar por el servicio”.