Zona de Strikes: Bóer y Tigres trenzados en un duelo muy intenso

Bóer y Tigres ofrecieron un duelo de alto voltaje en medio de una serie que amenaza con prolongarse al máximo por el boleto a la Final de la Liga de Beisbol Profesional

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

Un Bóer mal herido, se levantó con actitud y logró sujetar a los Tigres, aunque para ello debió luchar al extremo en medio de un desafío revestido de angustia.

Es que el beisbol sigue convertido en un cúmulo imperfecto de drama. Te hace saltar, sin ninguna transición, de la euforia a la tristeza, de la frustración al alivio, del orgullo por el equipo que te representa, a la molestia cuando falla. Así es el juego.

Anoche, los fanáticos vivieron todas las emociones en medio de una batalla sin tregua y mucha incertidumbre, mientras los Tigres y el Bóer luchaban por la victoria en un duelo clave.

Ganar para los felinos, era la oportunidad de situar a los Indios contra la pared 0-2 y propinarles el tiro de gracia en Chinandega, con Wilton López apretando su mandíbula y frotando su pistola.

Pero ganó el Bóer 3-2 con ese hit de oro de Iván Hernández, quien salió del banco a asestar la estocada que cambió la historia de la serie. Ese triunfo, garantiza que la tribu vuelve a Managua, pase lo que pase mañana.

¿Hubo un factor más decisivo que ese cañonazo de Hernández? No. Ese fue el elemento de desequilibrio. Le puso fin a un partido que amenazaba con avanzar profundo en la medianoche, pero se terminó en 11 innings.

Sin embargo, antes de llegar al cañonazo del artillero de Acoyapa, vimos una faena de altos kilates de Manauris Báez, quien lanzó justo como lo necesitaba el Bóer, como un “as” de verdad.

Báez golpeó con poder la zona de strikes e impresionó por el fulgor de su autoridad. Pero Báez no estuvo solo. Tuvo un rival de calibre en el zurdo Raúl Ruiz, quien con habilidad de tecladista, fue a los extremos del plato, les cambió las velocidades a sus disparos y dominó a la tribu.

Pero también vimos jugadas espectaculares como las de Brandon Leytón y Carlos Triunfel por el Bóer, lo mismo que de Jesús López por los Tigres, antes de errar en un tiro que por poco lo hace el villano de la noche.

Al final ganó el Bóer y en la serie, no ha pasado nada. Ambas tropas están empatadas, mientras Wilton se prepara para intercambiar disparos contra Fidencio Flores, otro leonés deseoso de probar que no se arruga en los duelos cumbres.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: