Petrolero iraní que chocó con otro barco hace tres días en mar de China podría explotar

Las autoridades chinas advirtieron este martes del riesgo de que explote o se hunda en cualquier momento desencadenando un grave desastre ambiental

Foto del Ministerio de Transporte de China muestra el humo y las llamas provenientes del petrolero en llamas ‘Sanchi’. LAPRENSA/AFP

El buque petrolero iraní Sanchi continúa ardiendo, tres días después de chocar contra un carguero hongkonés en el Mar Oriental de China, mientras las autoridades chinas advirtieron este martes del riesgo de que explote o se hunda en cualquier momento, una situación que podría desencadenar una grave tragedia medioambiental. Además, continúa la búsqueda de 31 desaparecidos tras haber rescatado el cuerpo de una persona, informaron este martes fuentes oficiales.

Trece barcos de rescate están operando en la zona para buscar a los desaparecidos en una superficie de unas 900 millas náuticas cuadradas, informó el Ministerio de Transportes en un comunicado. Las condiciones meteorológicas son complicadas debido a la lluvia persistente en la zona y a los fuertes vientos que están ocasionando olas de hasta cuatro metros de altura.

Lea más en: China continúa búsqueda de 32 desaparecidos tras choque de barcos

El buque continúa ardiendo tres días después del accidente entre el petrolero iraní registrado en Panamá y el carguero hongkonés, que tuvo lugar en el Mar Oriental de China el pasado sábado a las 8 de la tarde hora local, a 295 kilómetros al este del estuario del río Yangtsé, enmarcado por la ciudad china de Shanghái, y las provincias de Jiangsu (al sur) y Zhejiang (al norte).

Inicialmente había 32 tripulantes desaparecidos, treinta iraníes y dos bengalíes, pero el ministerio explicó este martes que el lunes por la mañana fue rescatado el cuerpo sin vida de una persona por lo que presumiblemente los desaparecidos son 31.

Vertido de petróleo en el mar

El Ministerio indicó que se produjo un vertido de petróleo al mar, pero no especificó la extensión del área contaminada. El portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores Lu Kang aseguró el lunes que se están «intentando limpiar los residuos» y que se tratará de conseguir más información sobre la causa del accidente.

Organizaciones de defensa del medioambiente como Greenpeace están preocupadas por el suceso que podría convertirse en una gran catástrofe marítima. Según informaron este mismo martes fuentes de Greenpeace Asia Oriental, se está tratando de conseguir más información vía satélite para hacer un balance de la situación.

Puede leer también: Búsqueda de submarino argentino perdido entra en fase crítica por límite de oxígeno

«Estamos preocupados por el posible impacto ambiental que podría causar la fuga del buque que contenía casi 42 millones de galones de petróleo crudo. Ya está en marcha un procedimiento de limpieza y supervisaremos su progreso», apuntaba en un comunicado Rashid Kang, activista de la ONG para Asia Oriental.

Los 31 desaparecidos son miembros de la tripulación del petrolero iraní Sanchi registrado en Panamá, mientras que los 21 que viajaban en el carguero CF Crystal registrado en Hong Kong, todos de nacionalidad china, pudieron ser rescatados. El petrolero Sanchi, propiedad de una compañía marítima de Irán, tenía 274 metros de largo y transportaba 136,000 toneladas de petróleo refinado desde Irán a Corea del Sur.

El carguero, de una compañía con sede en la provincia de Zhejiang, medía 225 metros y llevaba 64,000 toneladas de cereal desde Estados Unidos hasta la provincia de Cantón, al sur de China.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: