Nicaragua está atrapada en el siglo XIX

Daniel Ortega Saavedra, presidente designado por el poder electoral, concretó formalmente este miércoles 16 años en el poder. Está repitiendo el caudillismo y expone al país a “dictaduras cíclicas”.

Enero de 1985. Fidel Castro participa en la toma de posesión de Daniel Ortega. Era su primera vez electo presidente de Nicaragua. LAPRENSA/AP

El analista político Carlos Tünnermann Bernheim manifestó este miércoles que las dictaduras cíclicas en los últimos 120 años de historia de Nicaragua mantienen al país en el siglo XIX.

Daniel Ortega Saavedra, presidente designado por el poder electoral, concretó formalmente este miércoles 16 años en el poder.

Igualó así el tiempo que estuvieron en el gobierno Anastasio Somoza García (1937-1947 y 1950-1956) y José Santos Zelaya (1893-1909).

Según los críticos, estos tres mandatarios también tienen en común un proceder ilegal para mantenerse en el poder y la represión ciudadana cuando reclamaron su derecho a elegir libremente.

Lea también: Daniel Ortega cumple 16 años en el poder e iguala al dictador Anastasio Somoza García

Anastasio Somoza García sumó 16 años en el poder formal por sus presidencias alternas de 1937 a 1947 y de 1950 a 1956, pero su poder real se extendió los 19 años desde su posición de director de la Guardia Nacional y a través de presidentes impuestos por él mismo.

Lea además: La mala hora de Pedro Joaquín Chamorro

Zelaya, precursor de la revolución liberal, llegó al poder por las armas y gobernó el país de manera consecutiva desde 1893 hasta 1909.

Tünnermann explicó que en la cultura política de Nicaragua, las alianzas son alrededor de caudillos que quieren concentrar todas las decisiones de los partidos, lo que hace que se vuelva a caer en regímenes dictatoriales.

Para el analista político, en ese sentido, la situación de Nicaragua es de anacronismo y atraso, porque explicó que el caudillismo es un fenómeno que tuvo su época en el siglo XIX, pero Nicaragua no ha podido superarlo en el siglo XXI que está en curso.

Lea también: Periodistas instan a seguir ejemplo de Pedro Joaquín Chamorro

Tünnermann dijo que solo el día en que se logre establecer una alianza alrededor de un programa de propuestas, con las que el pueblo se sienta identificado es que se producirá una gran unidad de la población.

“Primavera democrática”

Tünnermann manifestó que el país solo tuvo “una primavera democrática” cuando llegó Violeta Barrios de Chamorro al poder en 1990, pero reconoce que este período no llegó a su plenitud. Recordó que después de la elección de Chamorro se hizo una transición democrática a los gobiernos de Arnoldo Alemán (1997-2002) y Enrique Bolaños (2002-2007), pero el regreso de Ortega en 2007 significó un retroceso institucional.

“Nunca ha habido democracia”

El político opositor Moisés Hassan expresó que los conflictos políticos, los arreglos entre cúpulas, los saqueos de los recursos del Estado y los procesos dictatoriales que se repiten una y otra vez en la historia de Nicaragua, implican que “en Nicaragua nunca ha habido una democracia realmente”.

Hassan también niega que en la época contemporánea haya habido prácticas democráticas, porque considera que siempre hubo arreglos entre grupos políticos, que dejaron impune una serie de delitos y crímenes.

Le puede interesar: Pedro Joaquín Chamorro: El beso a su nieta que fue su despedida

“Si hubiera habido democracia en algún momento, aquí no estaríamos hablando de Daniel Ortega”, agregó Hassan.

Ortega fue elegido por primera vez presidente en 1984 hasta 1990 y retomó el Ejecutivo en 2007. Ahora gobierna con su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta, designada por el poder electoral, lo que la convierte en su sucesora constitucional.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: