Astros se hacen mejores tras conseguir a Gerrit Cole

Los Astros de Houston dieron un gran impulso a sus pretensiones de retener el título de campeones, al agregar a Gerrit Cole a su rotación de abridores para esta próxima temporada

Gerrit Cole da profundidad a la rotación de los Astros de Houston. LA PRENSA/ARCHIVO

Si los jonrones son los que atrapan la atención de los fanáticos, pero el picheo es el que gana los campeonatos, los Yanquis de Nueva York tendrán que hacer algo con urgencia, después que los Astros de Houston agregaron a Gerrit Cole a su staff de lanzadores.

Los Astros, el equipo con el line up mejor escalonado en el beisbol, tienen probablemente ahora también, la mejor rotación y eso anticipa otra batalla escalofriante con los Yanquis por el banderín de la Liga Americana, justo como que la protagonizaron en el 2017.

Cole, un ganador de 19 partidos en el 2015 y de 12 el año pasado en un plantel que capturó solo 75 victorias como los Piratas, será el tercer hombre en una rotación que será liderada por Justin Verlander y Dallas Keuchel, más Charlie Morton y Lance McCuller Jr.

Y quizá lo mejor del movimiento realizado por Houston es que lo que entregó a los Piratas por el brazo de Cole, no le fue indispensable para obtener el título de la Serie Mundial en 2017 y tampoco se les anticipaba un rol importante en la tropa que intentará repetir la corona en 2018.

Pittsburgh recibe en el cambio a los lanzadores Joe Musgrove (7-8 y 4.77) y Michael Feliz (4-2 y 5.63), más el prospecto número cinco de Houston, Colin Moran y Jason Martin (15). El pez gordo es Moran, un antesalista que bateó .308 y 18 jonrones en AAA en 2017.

Una movida muy inteligente

A eso hay que agregar que Cole, un lanzador de 200 entradas en dos de las tres temporadas anteriores, ganará solo 6.75 millones de dólares este año y todavía está bajo control del club para el 2019. Así que el mejor equipo del 2017 se ha hecho aún mejor para el 2018.

Houston fue una máquina ofensiva el año pasado. Terminó líder de bateo (.282), anotadas (896), hits (1,581), remolques (854) y segundo en jonrones (238) solo detrás de los 241 de los Yanquis en las todas las Grandes Ligas. Y para 2018. Su line up estará intacto.

José Altuve (.346) es siempre candidato al título de bateo; Carlos Correa, su mejor talento (.315, 24HR, 82CI en 109 juegos) es retador al MVP; Alex Bregman (.284, 19HR-71CI) será un poco más maduro ahora, al igual que George Springer (.284, 24HR y 85CI).

Además, están Yully Gurriel (.299-18-75), Marwin González (.303-23-90), Josh Reddick (.314-13-84), Brian McCann (.241-18-62) y Evan Gattis (.263-12-55), pero lo que más impresiona ahora será su rotación, liderada por Verlander y Keuchel, más Cole.

Verlander relanzó su carrera en Houston. Después de un discreto 10-8 y 4.73 con Detroit, cerró con 5-0 y 1.06 para los Astros. Su recta volvió a ser terrible y mejoró en todo. Dallas tuvo 2.90 junto al récord de 14-5, sobreviviendo a lesiones en el cuello y tobillo.

Los Yanquis tras un brazo

Conscientes de que su potencia ofensiva puede generar una gran producción, pero que se necesita picheo para contener a los rivales, los Yanquis siguen a la búsqueda de un brazo.

Se cree que Yu Darvish es una buena alternativa, pero en el mercado aún está Jake Arrieta también. Sin embargo, la extensión de los contratos que ellos desean, puede ser un freno.

Haber agregado a Giancarlo Stanton hará de los Yanquis una potencia ofensiva este año. Pero necesitan ayuda en el staff. Se asegura han consultado a Tampa por Chris Archer.

Los Yanquis no quieren que su planilla se vaya encima de los 197 millones, a fin de no verse obligados a pagar multa por el impuesto de lujo que pretende la búsqueda del balance competitivo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: