Autonomía de alcaldías de Nicaragua es una ficción

78 de las 153 alcaldías que conforman el país, no pueden sostenerse con sus propios recursos y dependen de las transferencias del Tesoro de la República.

Alcaldias

De cada 100 córdobas del presupuesto de la Alcaldía de Waspam, en el Caribe Norte de Nicaragua, 90 provienen de las transferencias del tesoro de la república. Esta comunidad no puede sobrevivir con sus propios recursos. LA PRENSA/Archivo

78 de los 153 municipios que conforman el país, no pueden sostenerse con sus propios recursos y dependen mayoritariamente de las transferencias de fondos del Tesoro de la República para funcionar, revela un análisis de estos mecanismos financieros, hecho por LA PRENSA y consultas a expertos. Esta fue la tendencia resultante de la revisión del impacto de las transferencias municipales en los presupuestos de las 153 alcaldías durante el reciente período municipal 2013-2017, en el cual el Consejo Supremo Electoral le asignó al Frente Sandinista 135 alcaldías, quedando sólo 18 alcaldías en manos de partidos políticos opositores

De acuerdo al análisis de los datos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público publicados en el sitio web Transferencias e Información Municipal (Transmuni), en estos 78 municipios, las transferencias municipales con fondos del Tesoro Nacional, representan más del 58 por ciento de sus presupuestos totales, el cual combina los recursos que genera el mismo municipio, con los que reciben del presupuesto general de la república vía transferencia.

Le puede interesar: Ortega reduce transferencias municipales a alcaldías opositoras

De acuerdo a expertos consultados, esta tendencia durante este período municipal revela que la mayoría de las comunas en el país no son capaces de sostenerse por sí mismas, obligándolas a depender de las transferencias municipales del presupuesto general de la república para subsistir.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), respondió a una consulta de LA PRENSA, que el tema de fondo es la capacidad de los gobiernos municipales de generar ingresos, algo que puede estar en dependencia tanto de la actividad económica dentro del municipio, como de la capacidad de recaudar impuestos, tasas, multas, licencias, servicios.

Puertas abiertas para ser “manipulados”

Para el sociólogo y economista Oscar René Vargas, el hecho de que más de la mitad de los municipios del país dependan en más del 58 por ciento de las transferencias municipales, los hace más vulnerables y fácil de manipular por el gobierno de turno, ya que su capacidad de producción es poca y gran parte de los ingresos que perciben las municipalidades provienen de las cabeceras departamentales.

“Dentro del departamento hay gente que viaja todos los días y que puede invertir el 60 por ciento de su salario en su municipio y el otro 40 por ciento se queda en Managua (la cabecera departamental), en pasajes y comida. Además, esta gente no cotiza en su municipio. Ahí hay un problema porque hay una concentración en las capitales (departamentales)”, explicó Vargas.

Lea también: Alcaldias pobres dan un cuatro por ciento de su presupuesto para Polideportivo

Además de la dependencia económica de los municipios, este especialista afirma que actualmente los alcaldes de las cabeceras departamentales ejercen una influencia política sobre el resto de municipalidades. “En Matagalpa eso es claro. Sadrach (Zeledón) es el jefe de una asociación de municipios en Matagalpa y se reúnen en Matagalpa y deciden sobre todos (los municipios)”, añadió.

Por si esto fuera poco, para Vargas la muestra más clara de la pérdida de autonomía municipal se dio en el municipio de Masaya. “Te acordás el problema que hubo con la gente del mercado y la gente vino aquí (a Managua) a buscar a Fidel Moreno (secretario general de la Alcaldía de Managua) para que les resolviera y él fue y les resolvió”.

Dependencia «normal»

Esta dependencia, en cierta medida considerada “normal” en Nicaragua, surge de la denominada brecha fiscal vertical, que resulta del costo que tendrían que cubrir las competencias municipales y lo que recauda una determinada municipalidad; y de la brecha fiscal horizontal, que registran las municipalidades con mayor capacidad de recaudación, y las menos capaces.

“Esta brecha se cubre con transferencias del gobierno central, que concentra los impuestos con mayor capacidad de recaudación en Nicaragua, que son el Impuesto sobre la Renta, el Impuesto al Valor Agregado, el Impuesto Selectivo al Consumo y otros”, explicó el economista Adolfo Acevedo.

Además: Transferencias municipales y el MTI con gran parte del Programa de Inversión Pública

Añade que para cubrir la brecha fiscal vertical, se calcula el porcentaje de los ingresos del Gobierno que requieren las alcaldías para cubrir sus competencias. “Después debe contemplarse un sistema que tienda a equiparar el ingreso per cápita de las alcaldías más pobres, con el de las que obtienen mayores ingresos. Por tanto, las transferencias tienen una doble función, que es cerrar ambas brechas”, explica Acevedo.

En el caso de los municipios más pobres del país sus ingresos provienen de matriculas y licencias, rodamiento, basura, mercado, destace, cartas de venta de ganado, guías de ganado, registro civil, ventas y servicios y en algunos casos, contribuciones especiales.

Se cumple con función de las transferencias municipales

Que la mitad de las alcaldías del país hayan tenido un presupuesto anual, entre 2013 y 2017, donde más del 58 por ciento provino de las transferencias municipales, es visto razonable y normal por el experto en municipalismo, Gilberto Lindo, al corresponder, en su mayoría, a territorios cuya recaudación es baja.

Esto, explica Lindo, cumple con el principio de las transferencias municipales, que es compensar las disparidades en capacidades de ingresos que existen entre los municipios, dependiendo de su ubicación, número de habitantes y universo de actividad comercial.

“La mayoría de municipios, entre más pequeños, más dependientes de las transferencias son, y ese es el objetivo de las transferencias. Llenar ese vacío. Los recursos que el municipio no puede recaudar por sí solo. Eso buscaría mejorar el municipio, y la gente va a sentir menos necesidad de irse a ciudades grandes”, destaca Lindo.

Dinero transferido a alcaldías ya está comprometido

Lo único que el experto en municipalismo lamenta es que parte de los fondos que se pasan a las alcaldías, estén comprometidos de previo para ciertos proyectos que la Presidencia cataloga como urgentes y que no precisamente corresponden a la necesidad de la localidad.

“Hubo un problema con las transferencias, que fue en el año 2012, cuando hubo una prioridad sectorial. De hecho hay un problema de agua, de medioambiente, pero evidentemente esos problemas cada territorio tiene que identificarlos. No puede ser desde Managua, pero se hizo. Se utilizó el 22.5 por ciento de transferencias para financiar proyectos sectoriales priorizados por el Gobierno central”, recuerda el municipalista.

Lea: Alcaldías con 45 millones de córdobas menos en sus presupuestos

Las brechas más significativas

En municipios como Condega y San Fernando (en Las Segovias), de cada cien córdobas que gastan sus alcaldías, 42 córdobas provienen de ingresos propios y los restantes 58 córdobas de las transferencias municipales. Pero otros, como Las Sabanas (Madriz) y Waspam (Región Autónoma de la Costa Caribe Norte), solo generan diez córdobas, de cada 100 que gastan. Es decir, 90 córdobas tienen su origen en las transferencias que reciben del Estado. (Ver infografía).

En los restantes 75 municipios el peso de las transferencias municipales en los presupuestos oscila entre el 57 y el 8 por ciento. Por ejemplo, en Cárdenas (Rivas), de cada cien córdobas que gasta la municipalidad, 43 son aportados por los ingresos de la Alcaldía y los restantes 57 por las transferencia municipales.

En cambio, en La Libertad (Chontales) solo 24 córdobas de cada cien que se gastan, los aporta el Estado. En este grupo también se ubica Managua como la municipalidad más independiente, ya que solo ocho de cada cien córdobas que gasta, los recibe del gobierno central.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: