Fiscalía pidió 8 años de cárcel por tráfico de migrantes

Leonida José Espinoza, Freddy Matute Espinoza y Francisco Espinoza Montoya, originarios de Puerto Morazán, Chinandega, fueron declarados culpables por tráfico de migrantes ilegales

migrantes

Los procesados cobraban entre 200 y 350 dólares por persona, por el paso por Nicaragua. LA PRENSA/ M. VÁSQUEZ

Leonida José Espinoza, Freddy Matute Espinoza y Francisco Espinoza Montoya, originarios de Puerto Morazán del departamento de Chinandega, fueron declarados culpables este lunes por tráfico de migrantes ilegales en el Juzgado Tercero Distrito Penal de Juicio de Managua.

Los tres ciudadanos fueron acusados de trasladar la madrugada del 11 de julio de 2017 a 17 extranjeros, tres de ellos de origen cubano y el resto africanos, en un camión hacia la frontera norte de Nicaragua.

La detención fue específicamente en el empalme La Brecha, ubicado a un kilómetro de Pochomil, playa costera del municipio de San Rafael del Sur, después que inteligencia de la Policía se enteró que dicha agrupación, a la que le venían dando seguimiento desde el 25 de junio de ese mismo año, realizaría un traslado de migrantes, por lo que pusieron un retén policial en el lugar.

Tráfico de migrantes vía marítima

La fiscal Inés Miranda, de la Unidad especializada contra el Crimen Organizado del ministerio Público pidió la pena agravada de ocho años y seis meses contra los procesados, ya que llevaban cuatro menores de edad entre los 17 extranjeros.

Dicha agrupación utilizaba la vía marítima para el traslado de los migrantes, desde costa La Cruz en Costa Rica, donde reside un nica que es miembro de la banda, hasta Loma Alegre, comarca costera de Pochomil. Para ello utilizaban lanchas pequeñas. Luego seguían la ruta terrestre.

En Loma Alegre, los migrantes irregulares eran entregados al líder de la agrupación en Nicaragua conocido como El Capi, y este a su vez se los entregaba al procesado Freddy Matute, quien se encargaba del traslado terrestre hasta la frontera.

El día de la detención el acusado Leonida Espinoza iba conduciendo el camión placa M117-520, mientras el acusado Francisco Espinoza iba de copiloto y Freddy Espinoza iba en la parte de atrás del camión junto con los 17 migrantes. La ruta que seguirían era Villa El Carmen, empalme de Santa Rita por carretera vieja a León hasta llegar al Guasaule Chinandega.

Según acusación del Ministerio Público, la agrupación realizaba entre dos a tres viajes por semana, y cada grupo de migrantes ilegales estaba conformado entre 10 y 30 personas originarias de Cuba y África comunmente. El cobro por el paso por Nicaragua anda entre 200 y 350 dólares por persona.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: