Raquítico desempeño del consumo golpeó el crecimiento económico en 2017

La desaceleración de varias actividades económicas y el consumo ocasionaron que el Producto Interno Bruto en el tercer trimestre del 2017 creciera 3.2 por ciento

crecimiento económico

La industria de manufactura, la recaudación neta de impuestos a productos, el sector pecuario, entre otros, reflejaron comportamientos menores. LA PRENSA/ARCHIVO

La desaceleración de varias actividades económicas y el consumo ocasionaron que el Producto Interno Bruto en el tercer trimestre del año pasado creciera 3.2 por ciento, un nivel no visto desde el primer trimestre de 2016, aunque el promedio anual se ubicó en 4.8 por ciento.

El Banco Central de Nicaragua en su reporte trimestral confirmó que si bien el consumo —que tiene bastante peso en la formación del PIB— entre julio y septiembre del 2017 mostró una leve recuperación, aún no alcanza las tasas robustas de 2016, cuando incluso llegó a crecer en un trimestre 8.6 por ciento.

Fue el crecimiento del primer trimestre del año pasado, el cual se situó en 7.2 por ciento, que habría ayudado a que el promedio anual se situara en 4.8 por ciento, que estaría en el rango del 4.7 y 5.2 por ciento en que el Gobierno sitúa el crecimiento económico de 2017.

Inexplicablemente, pese a que hasta octubre del año pasado la gran mayoría de las actividades económicas estaba desacelerada respecto a 2016, lo cierto es que el crecimiento promedio del PIB era mayor que la media de 4.3 por ciento en similar lapso de 2016, cuando a los sectores les iba mejor, particularmente en el consumo.

Lea además: Reporte del Banco Central revela nueva baja en la construcción privada en Nicaragua

El economista Adolfo Acevedo denunció desde mediados de enero de este año que el Banco Central llevaba varios días de retraso en la publicación de este informe, al igual que la construcción privada, cuyo reporte recién divulgado arrojó siete trimestres de caída en la construcción residencial, lo que refleja el nivel de depresión de este sector.

“A mí me preocupa cuando comienzan a producirse este tipo de retrasos”, afirmó Acevedo, al tiempo que se preguntó: “¿Le han prohibido al BCN publicar indicadores posteriores al segundo trimestre o a octubre? ¿O aparecerán hasta que resulten mostrando, como por arte de magia, un cambio de tendencia?”

Y aunque se podría esperar que en el último trimestre —cifra aún pendiente por publicar del BCN— la economía se habría acelerado, lo cierto es que los registros de 2016 reflejan que entre octubre y diciembre de ese año el crecimiento en lugar de acelerarse perdió fuerza, lo que pondría en aprietos las metas del Gobierno de 2017.

Puede leer: Nicaragua confía crecer más de 5% en 2018

Además del pobre desempeño del consumo, ¿qué otros factores incidieron para que en el tercer trimestre la economía se enfriara con mayor fuerza?

La formación bruta de capital fijo, que está ligada a la inversión pública y privada y otros factores, siguió frágil. En el tercer trimestre creció 2.8 por ciento tras dos trimestres consecutivos de caídas, lo que ocasionó que el promedio anual se situara en -0.7 por ciento.

Las exportaciones en el tercer trimestre se redujeron 0.7 por ciento, pero el crecimiento experimentado en los primeros dos trimestres del año pasado (18.8 y 11.8 por ciento, respectivamente) habrían ayudado a que el repunte de este sector se mantuviera en diez por ciento como promedio anual.

Los sectores desacelerados

Por su parte, por actividades económicas en el tercer trimestre la industria de manufactura, la recaudación neta de impuestos a productos, el sector pecuario, la silvicultura y extracción de madera, la explotación de minas y canteras, la construcción, el sector agua, hoteles y restaurantes, intermediación financiera, entre otros, reflejaron comportamientos menores en relación con los dos trimestres anteriores.

Lea: Exoneraciones en Nicaragua hasta para pagar salarios

No obstante, el sector agrícola se perfilaría como el motor del crecimiento. Hasta el tercer trimestre de este año, el PIB de la agricultura crecía 9.3 por ciento y el sector pecuario, si bien se desaceleró en el tercer trimestre, su promedio anual se sitúa en 15.7 por ciento, el nivel más alto de todas las actividades económicas.

El economista Néstor Avendaño advirtió que este año crecer a mayor ritmo será difícil, porque sobre la economía hay un sinnúmero de amenazas que golpearán la inversión, clave en la generación de empleo.

El año pasado la economía habría sigo afectada por el declive acentuado de la cooperación de Venezuela, que desde su aparición en 2007 habría inyectado al mercado más de cuatro mil millones de dólares.

El Gobierno espera que este año el crecimiento económico se sitúe entre 4.5 y cinco por ciento.

Puede leer: Urbanizadoras construyen menos áreas residenciales en Nicaragua

13,857.5 millones de dólares espera el Gobierno que alcance el Producto Interno Bruto de Nicaragua el año pasado, una cifra superior a los 13,230.1 millones de dólares de 2016.

Crecimiento de empleo formal se ralentiza

El Gobierno reporta que hasta noviembre el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social acumuló 921,328 trabajadores, superior en 4.98 por ciento con respecto a igual periodo de 2016.

Esa tasa de repunte, no obstante, es menor al 8.31 que se había registrado hasta noviembre de 2016, con relación a igual lapso de 2015, según reflejan las cifras divulgadas ayer por el Banco Central de Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: